Roban 407 trabajos de Picasso

[spacer style=”1″ icon=”none”]

picasso340

Una vez más el trabajo de Picasso se convierte en víctima de la delincuencia pues, 407 piezas del artista fueron robados de la mansión de su hijastra y heredera, Catherine Huntin-Blay, en París.

El botín compuesto de litografías y dibujos, que heredó Catherine, de 65 años, de su madre, podría alcanzar un valor aproximado de 16 millones 737 mil 500 pesos. Parte de éste fue encontrado cuando una galería puso a la venta unos dibujos que, alertada por la Picasso Administration, comprobó que eran suyos.

La hijastra de Picasso reveló el delito al diario Le Parisien, que en 2011 advirtió la desaparición de algunas de las obras que heredó de su madre. Desde entonces la investigación de la desaparición de las obras de la hija de la última mujer de Picasso ha permitido arrojar luz sobre la manera en la que una “trama bien organizada” se hizo con cientos de obras del artista.

La dueña del tesoro de uno de los más reconocidos artistas plásticos cree que los robos se cometieron entre 2005 y 2007 y que cuando lo descubrió, hace dos años, sospechó “de todo el mundo”.

“Quise verificar si tenía las obras, archivadas en sus clasificadores, en papel no ácido: ¡ya no estaban! Eso desencadenó el resto”, explica Huntin-Blay, que desde el año 2010 abre al público en su castillo de Vauvenargues parte de su colección, pues asegura que son obras que deben apreciar los aman- tes del arte.

La publicación revela que Freddy Munchenbach, un “hombre de confianza” que hacía trabajos sin precisar en el domicilio de Baltazart-Eon, hija de  Aimé Maeght, marchante del malagueño y vecina de Hutin-Blay, es el sospechoso de haberse hecho con más de 600 obras en total propiedad de las dos mujeres.

Dos años después la hija de Jaqueline Picaso sólo ha podido recuperar 22 obras, pero la investigación aún continúa: “Tengo suerte de que se fotografió todo antes del robo”, finalizó la heredera.

Desde: La Razón