Descabezan a Los Zetas con acción de inteligencia

Es el primer gran golpe del gobierno de EPN al narco; el éxito lo anunció en Segob su vocero, Eduardo Sánchez. El Z-40 tiene 7 órdenes de aprehensión por crimen organizado, homicidio, tortura, delitos contra la salud, secuestro…

[spacer style=”1″ icon=”none”]

El operativo de la Marina se montó a las 3:00 de la madrugada de ayer sobre un camino de terracería en el municipio de Anáhuac, Nuevo León, a 27 kilómetros de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Un helicóptero y agentes en tierra se dispusieron a esperar con paciencia el paso de la camioneta en la que se trasladaba regularmente Miguel Ángel Treviño, el Z-40, jefe máximo del Cártel de los Zetas.

No esperaron demasiado, pues 45 minutos después apareció la Pick-up vieja del capo. El helicóptero emprendió el vuelo e interceptó el vehículo posándose sobre él, para evitar su avance. Con esa maniobra la Marina logró capturar a este sujeto, responsable de la matanza de 265 migrantes en San Fernando Tamaulipas y acusado del homicidio del hijo del ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, entre otros muchos casos.

De la camioneta bajaron tres personas que intentaron huir corriendo, uno de ellos, el jefe zeta, uno de los más sanguinarios capos.

Entonces entró en acción el grupo de marinos en tierra, quienes finalmente los sometieron. En el vehículo encontraron ocho armas largas, 500 cartuchos útiles de distintos calibres y dos millones de dólares en efectivo.

Así, sin siquiera un disparo, se concretó la captura del presunto delincuente, luego de una investigación que inició hace cinco meses y que desde el principio se diseñó para dar un golpe de precisión, es decir, de Inteligencia.

Su captura no fue producto de alguna denuncia anónima de buscadores de las recompensas que se ofrecían por él (30 millones de pesos en México y 5 millones de dólares en Estados Unidos).

Junto con Treviño, de 40 años de edad, fueron detenidos su escolta Abdón Federico Rodríguez García y su operador financiero Ernesto Reyes García.

Eduardo Sánchez, vocero de Seguridad del Gobierno Federal, explicó que al Z-40 se le atribuyen decenas de acusaciones por delitos como delincuencia organizada, homicidio, delitos contra la salud, tortura, lavado de dinero y portación de arma de fuego. El capo, indicó, tiene siete órdenes de aprehensión y está vinculado con 12 averiguaciones previas.

El también subsecretario de Gobernación detalló desde el inició de la administración “se tenía información sobre sus movimientos. Se desplazaba en caminos de terracería y de tercer orden entre Coahuila y Tamaulipas”, dijo. Con base en esa información, se montó el operativo en el camino por donde ya se sabía que pasaba regularmente.

“Se sabía que en cualquier momento esta persona podría llevar a cabo uno de sus traslados”, advirtió.

Con la captura del Z-40, el grupo delictivo queda teóricamente en manos de su hermano Omar Treviño Morales, y quien tiene el alias de Z-42.

VER GRÁFICO

Tags: