Descubren fecha para el libramiento carretero

Quiten esas caras tristes porque Peña Nieto nada dijo del gran libramiento carretero para Puerto Vallarta. La promesa sigue vigente.

Entiendo que ya celebramos vigésimo sexto aniversario del inicio de la promesa oficial de “construir para Puerto Vallarta el gran libramiento vehicular que es urgente” y ahora había más desilusión que de costumbre, porque entre la infraestructura programada para construir este sexenio, no aparecía ya nuestro gran libramiento.

Pero ya compongan el semblante, antes de que Martín Puebla y la señora de los restauranteros declaren que está muy bien que no construyan nada.

Ya el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Bernardo Gutiérrez, dijo que si se tiene intención de terminar la carretera ancha de Jala a Puerto Vallarta y el gran libramiento vehicular tantas veces prometido. Ya dijo que sí, pero no dijo cuándo.

Por eso los sagaces investigadores de esta puntual columna se dieron a indagar en la mente de quienes deciden, en materia de infraestructura, pudiendo encontrar el calendario, la agenda, casi la ruta crítica, por lo que estamos en condición de informar a los vallartenses que aun cuando El Mochilas pueda poner el cemento, para nada presionará los tiempos de inicio de obra. Si acaso logrará que no se recubran los túneles del próximo libramiento con engrudo, tizne y almidón, echándoles a cambio su lechada de “Cemento Mochila, con el que construye el futuro”.

La fecha exacta no aparece ahí. Pero sí las señales ciertas de que arrancará la obra.

Estemos confiados. La vida está llena de momentos de bienestar. Estemos atentos, para saber cuándo, por fin, iniciarán la soñada y prometida obra, ahí dice en la mente de los altos planificadores y lo dice muy clarito: “En cuanto el Atlas vuelva a ser campeón”.

De ahí la enorme importancia periodística de todo cuanto suceda o deje de ocurrir en el Atlas. Y más les vale cruzar los dedos para que: 1. Los jugadores no vuelvan a negarse a saltar a la cancha, por algo tan prosaico como la falta de pago; 2. Que el nuevo entrenador del Atlas sea un Valdati y no un Romano; y 3. Que las chivas también se entusiasmen, porque “habiendo obra, hay trabajo, y si es campeón el Atlas podrán venirse a montones a estrenar “pala-cajón y cuchara”.

Ahora sí, ya hay fecha para el inicio de la obra. Y mejor piensen que breve han puesto el plazo.