Tres hermanos con toques singulares

LINEATengo la fortuna de conocer a Juarez Michel, Enrique y Alfredo, tres hermanos que por primera vez se reunieron para festejar el cumpleaños del segundo. Los tres son ya hombres adultos pero tuve la fortuna de conocerlos en la edad de crecimiento más importante de su vida.

El mayor, sin rebasar los 18 años, inseguro de su propósito de vida, el que sigue, de algunos quince años y el tercero, de diez o doce años, no es preciso señalar su edad sino lo que podría ser de ellos, integrantes de una familia muy extensa en cuanto a tíos, tías y primos algunos mayores que ellos, otros de su misma edad. Pero los tres, sin la figura paterna a un lado… No me pregunten por qué razón, pero sin esa figura alejada totalmente de ellos.

De tal forma que el pilar de la familia fue su madre, una mujer que, en su juventud, detenía el tráfico para mirarla pasar. Muy guapa pero muy trabajadora y responsable, sostén de la familia desde hacía ya muchos años.

Edad complicada

Este tipo de muchachos, crecen desorientados. Sin el consejo y el apoyo del padre, con la disciplina de una madre que trabaja pero ellos sin saber que camino tomar por si mismo.

El más grande, en edad de preparatoria, un poco apegado al padre, era un peón de campo y así hubiera seguido, pero la madre lo rescató, lo puso a estudiar en Guadalajara, alojado en un departamento de sus primos.

Este joven, tomó el camino del estudio hasta consagrarse y lograr su título universitario. Hoy es un profesionista respetable, casado sin perder el lazo umbilical. Rescatado por su madre, encausado a una carrera profesional y ya un hombre respetable, de todo a todo. Ha contado siempre con el apoyo materno.

Los otros dos

El segundo, dado a la vida bohemia con las altas y bajas de todos los jóvenes, sin saber que estudiar, se consagró a la profesión de su madre, pero no se sentía completo, hasta que logró fortalecerse como hombre y hoy se desempeña en tareas oficiales, tomó nuevos aires para estudiar, con el deseo de ser algo más

Al tercero en mi concepto personal, le ha faltado esa  figura paterna, pero le sobra y la ha sobrado la figura materna. Hoy es un padre responsable de tres niñas, con una amorosa mujer a su lado, su esposa y con la recia figura materna.

Fue Alfredo el de la idea de festejar el cumple de Enrique y convocó a sus hermanos a celebrarlo en su casa, La reunión fue agradable, acudieron los nietos, Sebastián que ya es un joven y las niñas del matrimonio de Alfredo.

Entre todos crearon los alimentos para la fiesta, el pastel y estuvo presente la prometida de Enrique y Mary Ávalos, amiga de Mago. Fue importante la integración familiar, superando esas altas y bajas de todas las familias de nuestro país y de todos los países del mundo.

Lo notable es el esfuerzo de una madre primero para controlar a sus tres hijos, en esa edad tan peligrosa y luego proveeros la educación y finalmente ser el tronco principal de la familia.

No es fácil por eso dedico este comentario a estos tres hermanos y me es grato saber que son gente de bien.