Gente PV

Dr. Habib Chamoun-Nicolás Escritor y especialista en negociación

“Muchas veces que el que crea conflicto es uno mismo”

[spacer style=”1″ icon=”none”]

[blockquote style=”style-1″ icon=”none”]Por lo general yo le pregunto a las personas, ¿tú tienes abundancia de cosas?, me responden que no, a lo mejor tienen abundancia de algo, de dinero, pero tienen escases de ser, o tiene abundancia de algo, pero por lo general no tenemos abundancia de todas las cosas, cuando tienes escases de algo hay conflicto.[/blockquote]

 

02De nueva cuenta, el Doctor Habib Chamoun Nicolás regresa a Puerto Vallarta para presentar la conferencia “Los fantasmas del conflicto, cómo convertir un conflicto interpersonal en una negociación productiva para ambas partes”, evento en el que el actual Presidente de la Phoenician International Research Center Inc. (PIRC), dará herramientas para un mejor manejo de las relaciones humanas.

Recientemente, el Doctor Habib Chamoun recibió el nombramiento de Ateneísta, de un Ateneo de los más antiguos de España, que es un centro de estudios literario, artístico de Cádiz, ciudad con la que desde su última visita a Puerto Vallarta, el renombrado investigador ha trabajado para generar los vínculos necesarios que generen un hermanamiento entre ambas ciudades, por considerarlos dos de los destinos más importantes para visitar, con lo cual ha dado una gran promoción a este destino en Estados Unidos, Europa, Asia y Latinoamérica.

¿Qué es el conflicto y a cuál es la raíz del mismo?

Conflicto es cuando hay diferencias, diferencias de poder, diferencias de edad, de conocimiento, diferencias de cualquier tipo, de actitud, de comportamiento, entonces cuando hay diferencias     entre dos individuos, existe el conflicto.

Por lo general yo le pregunto a las personas, ¿tú tienes abundancia de cosas?, me responden que no, a lo mejor tienen abundancia de algo, de dinero, pero tienen escases de ser, o tiene abundancia de algo, pero por lo general no tenemos abundancia de todas las cosas, cuando tienes escases de algo hay conflicto, entonces por lo general siempre hay conflicto, la cuestión es cómo manejamos el conflicto, esa es la conclusión a la que ha llegado mucha gente, siempre tenemos conflicto, pero ¿cómo podemos minimizarlo?, y ¿cómo podemos, sobre todo, vivir con él y administrarlo?

¿Cómo manejar el conflicto en una sociedad como la mexicana?

En la sociedad y en los negocios hay similitudes, las sociedades son dirigidas y son llevadas a cabo a través de personas, entonces cuando tenemos personas, dependiendo la cultura también como la nuestra, hay más de dos factores importantes que son los que influyen en cómo creamos conflictos.

Nos hemos dado cuenta muchas veces que el que crea conflicto es uno mismo, es decir, nosotros somos el reflejo, cuando vamos con otra persona nos reflejamos en ellos, y dependiendo cómo actuamos nosotros, el otro actúa, en numerosas ocasiones es por falta de autoestima; la gente que por falta de autoestima rápidamente evita, que es una de las manera de manejarlo, evitan el conflicto, y se crean conflictos más grandes, o no dicen lo que deben de decir, o no buscan la solución, entonces todo esto crea más conflicto.

En sociedades como la nuestra existe lo que se ha dado por llamar la Profecía Auto cumplidora; cuando yo pienso que el otro va a hacer algo y lo hace, pero porque yo lo pensé, entonces se convierte en un ciclo vicioso, y también lo que se le llama la Escalera de Diferencias, en la que primero vemos los datos, decimos, “ok, estoy observando la persona que viene por allá y me está viendo mal, me está viendo feo”, entonces empiezas a generar una inferencia en base a unos datos que tú seleccionas, y tú solamente seleccionaste un comportamiento del otro hacia ti no verbal, una postura, una manera de cómo verte, y piensas que ya te está viendo mal, y por lo tanto tú infieres que tienes conflicto con una persona, y ni siquiera la conoces.

¿Es como si uno inventara sus propios fantasmas?

Exactamente, uno inventa sus propios fantasmas del otro, y los cree la gente, que ni siquiera son, no existen, y el otro también siente lo mismo y se crea una situación imaginaria que no existe.

¿Es como si se proyectara una emoción negativa que se refleja?

Y eso es cuando están dos personas, ahora imagínate que de repente tú no tienes una percepción del otro, sin embargo alguien más en quien tú confías bastante, te dice: “Cuidado con esta persona”, te empieza a meter malas ideas, entonces lo que pasa es que creas más conflicto de algo que no existe, y depende también porque hay ciudades en nuestro país que no pudiera generalizar, pero vamos a decir, hay gente en algunas ciudades que son muy objetivas, muy pragmáticos, y dicen “no te metas en esos rollos, piensa las cosas objetivamente, quita todo esto de fantasmas, eso no existe, vamos a hablar prácticamente con hechos, con factores, con datos, cosas muy concisas, cosas que no involucran a las personas…”, entonces ese tipo de persona pragmática a veces choca porque no hace empatía con los demás, sin embargo el otro lado de la moneda es la persona que es muy sensible, y que puede rápidamente filtrar todas estas emociones, y siente estas vibras, pero lo mejor que puede hacer es verificar, verifícalas en lugar de asumir e inferir, lo mejor es verificar con el otro.

A mí me pasó hace mucho tiempo, cuando yo llegué a dar una conferencia en un lugar, y le vi la cara a la organizadora, que la conozco de muchos años, y la vi, y no me saludó, yo venía de viaje, y a mí se me hizo muy raro, y en lugar de yo inferir, “le caigo mal, algo está mal conmigo”, siempre pensamos que algo está mal con nosotros, y de ahí empieza el conflicto. En lugar de hacer eso, yo le dije: “Oye te veo con una cara como de que algo está pasando, ¿tienes algún problema?, ¿falleció alguien de tu familia?, le hice varias preguntas, y me dijo, “no, me pusieron tanto trabajo, gracias por preguntar, tengo varios congresos a la vez, y realmente nadie se ha tomado el tiempo, y estaba frustrada”, entonces cuando yo le pregunté, me di cuenta que ella estaba frustrada, no tenía nada que ver conmigo, pero si lo dejo en la situación uno: Que no le pregunto, entonces ¿qué va a pasar con ella?, simplemente yo voy a inferir que ella tenía algo en contra mía, y la próxima vez ni la saludo, yo ya reaccioné y yo ya inferí, y ya cree mi propio fantasma…

¿Es engancharse en un conflicto que no te corresponde, porque es un conflicto con ella misma?

Exacto, y no es mi conflicto, sin embargo no preguntamos, y es como una brecha entre preguntar y no preguntar, porque tu propio ego, tu propia autoestima, te dice: “No espérame, ¿por qué le voy a preguntar?, no tengo por qué preguntarle”, y te emberrinchas en una postura y se empieza a crear el conflicto, lo que no debemos hacer es anclarnos en una postura de ataque, más bien de preguntas; y esto es algo que puedes practicar, porque podríamos enseñarle a la gente cómo, primero indagar, a ver pregúntale, ¿cómo has estado, platícame?, y se tiene que tener mucha paciencia para eso, ya que indagas verificas, “ah lo que estoy viendo es que te ves así como que te pasó algo, lo que entiendo es que entonces te han dado mucho trabajo y por eso tienes esa reacción…” y ya le propongo: “¿No crees que sería mejor tener una sonrisa, porque de todos modos no va a cambiar nada?” Entonces primero indago, luego verifico, después propongo, y luego confirmo, ese proceso es una fórmula muy fácil, se oye muy fácil, sin embargo no la llevamos a cabo, entonces ahí la actitud es muy importante.

¿Lo importante es que uno mismo se desprenda de sus propios fantasmas o prejuicios?

Así es, y no generarlos, porque tú puedes generar tus propios fantasmas diciendo: “Si yo estuviera en el lugar de ella, a lo mejor…” o “yo estaría actuando de esa manera”, pero tú no actúas de esa manera, quítate todos esos rollos.

¿Y esa fórmula aplica en todos los ámbitos?

Así es, en todos los ámbitos, en el laboral, en el personal, en la pareja; por ejemplo, si llegas a tu casa y no le ves buen semblante a tu pareja, dices: “Ya viene de malas”, o si te llega con unas flores, “algo trae”, pero esperen, denle oportunidad, y eso pasa todo el tiempo, porque siempre hacemos cosas y caemos en la rutina, como la anécdota de “¿Quién mató al amor?

Ese es el problema, la rutina no solamente mata el amor, mata la creatividad, entonces caemos en esa rutina, sobretodo en la pareja, en la familia, etcétera, cuando ya estás en la misma rutina, ya al otro hasta ni lo ves, los fantasmas ya son automáticos, ni siquiera piensas que estás haciendo las cosas, ya caes rápido en la indiferencia, la escalera se convierte en un elevador, sube rapidísimo, donde tú dices: “Ah trae esto por esto eso y aquello, me está trayendo flores porque quiere algo más”… ¡No!, estás infiriendo muy rápido.

No hay que inferir, inferir es bueno a veces, en ingeniería, pero en el caso de las relaciones, crea mucho conflicto, pero este conflicto se puede llevar no solamente entre familias, entre personas, entre empresas, se puede llevar a nivel nacional, a nivel estatal, a nivel de gobiernos, y lo vemos en todos lados, siempre hay conflicto, conflicto entre una persona en el gobierno con otra persona en el gobierno, y muchos son malos entendidos, falta de comunicación, falta de percepción, o porque dijo un organismo algo, o mandó un comunicado, y se crean más conflictos, y en lugar de crear conflictos podemos usar una herramienta muy buena que yo siempre utilizo: La negociación, el cómo le hacemos para llegar al acuerdo con el otro, aunque no queramos, a lo mejor es la mejor alternativa, hay que evaluarla, hay que tener esta actitud, y ahí hay al menos, si contamos el resultado, nueve elementos.

¿Cuáles son esos elementos?

El primero es la Relación, ¿tengo una buena relación con la otra parte?, no, ok, ¿cómo le hago para mejorarla?, mando un emisario, porque a lo mejor mi ego es de tal grado, que prefiero mandar una persona, un mediador, que vaya con el otro a suavizar la relación entre uno y otro, y luego la Comunicación que estoy usando, verbal, no verbal, ¿es la adecuada?, la Retroalimentación, estoy conectando o desconectando, porque hay gente que conecta, hay palabras poderosas que conectan, y hay palabras que son las que echan a perder los tratos; entonces podemos usar palabras de Colaboración, y hay palabras que usamos en las familias con las que desconectamos; a veces al decirle a alguien, oye ¿cómo te está yendo?, el otro infiere si le estás preguntando a ver si te está yendo bien, y si es un hijo, piensa que el papá lo está presionando, entonces hay frases comunes que usamos que rompen con los tratos,  y en lugar de construir puentes, construimos barreras.

Hay palabras que construyen barreras y palabras que construyen puentes, en la comunicación cómo te conectas con el otro es muy importante, a través de estrategias y demás, primero relación, luego comunicación, la percepción en la comunicación es mucho más importante, cómo te perciben la imagen, hay muchos subtemas, entonces si tenemos estos dos controlados, lo demás es más fácil, la relación en la comunicación, y los Tradeables, de lo que hablábamos antes, el hacer el bien sin mirar a quién y el sentido fenicio, generan mucho ese dúo entre relación y comunicación, a tal grado una comodidad, que ya ni te cuestionas las cosas, por reputación y confianza en el otro, los Tradeables generan eso.

Entonces, la Relación, la comunicación, después de ahí vienen las posturas, tú tienes la postura de que no quieres hablar conmigo, y yo tengo la postura de que sí quiero hablar contigo, ¿cómo le hacemos para romper esa postura?, a través de argumentos, indagando, verificando, proponiendo, y confirmando.

¿Cómo manejar con los conflictos?

Hay cinco maneras, todas son buenas, dependiendo del contexto, la persona, el objetivo que tengas.

Una es: Evito, dos: Delego, se lo paso al otro, Tres: Colaboro con el otro para entender, esa es la parte negociadora, el colaborar, la otra es: Compito, me meto más, y el quinto es el Equitativo, ni tu ni yo, vamos viendo cómo le hacemos para llegar al acuerdo, son cinco maneras; evitar, delegar, colaborar, competir y el equitativo.

¿Cuál es más eficiente?

Depende del caso, si las relación me importa mucho, y también me importa el resultado, el Colaborativo es el más eficiente, si la relación no importa, pues el Competitivo, porque me importa más el resultado, no me importa la relación, es pelearte con el otro, no creo que sea muy eficiente eso, sin embargo para mí el mejor es el Colaborativo, pero a veces hay que evitarlo, porque no estás en el momento adecuado, es mejor esperarte al siguiente día para informarte, para tener bastante información sobre las partes, luego ya colaboras o compites, o delegas o eres equitativo.

¿Eso es parte de lo que el público encontrará en tu conferencia de este lunes a las siete de la tarde en el salón de eventos del hotel Holliday Inn?

Así es, y me pueden hacer muchas preguntas en la conferencia, lo que vamos a hacer es darles un panorama sobre cómo usar la negociación como herramienta para manejo de conflicto, porque hay tres maneras generales; una es a golpes, usando el poder, que no lo recomiendo, la otra es por procedimiento, por reglas; ni una de esas dos son eficientes en cuanto a desarrollo de la relación con el otro, la tercera que es, ¿cuál es el interés detrás de la postura de las personas?, esa es la más eficiente, la negociación, que es lo que estaba platicando de la relación como comunicación, luego postura, argumento, eran nueve elementos, faltó decir el interés a través de la postura, el ¿por qué? o el ¿para qué?, ¿por qué estás con esa postura?, ¿por qué no quieres conmigo?, ¿por qué no quieres hablar?, ese es el interés, y cuando tú conoces el interés del otro, puedes generar opciones y alternativas para la negociación, basado en la referencia, basado en los estándares, basado en legitimidad, toda las propuestas que hagas deben ser legítimas, entonces llegas al acuerdo o al no acuerdo.

Todo en el marco de la honestidad…

Cien por ciento, porque en el momento en que no eres honesto, eso se te regresa, es como un bumerang, así como eres muy bueno y se te regresa lo bueno, si haces algo y eres deshonesto, en algún momento eso se te regresa,  y todo lo bueno que has hecho se te echa a perder.

¿Hay una ley que resuma el conflicto?

No meterte en lo que no debes, es decir, no te metas, y el problema es este: Cuando eres un mediador  y estás en medio de dos, siempre estás metido entre los dos problemas, y a veces sales tú crucificado, pero una regla, una ley, es ser respetuoso, ser tolerante, crear confianza entre las dos partes para evitar el conflicto, crear una reputación y una credibilidad, todo eso si lo pones en una canasta, yo necesito generar confianza, ser creíble, ser tolerante, con la experiencia de todo el trabajo que has hecho en tu vida, con ejemplos que has tenido, todo eso genera la reputación de una persona honorable, y esa persona va a ayudar mucho a resolver el conflicto entre dos personas conflictivas.

03