El Lago de Tos-Cano

Si con música se lucra,

un derecho se involucra.

El que no paga no come,

en la fonda de Tía Lucha:

y en la Sociedad de Autores,

el que no paga no escucha.

No es honesto regatear

a músicos y letristas

el pago de su trabajo

como obreros, como artistas.

Va para restauranteros

y también para hoteleros.

Cuando lleguen a cobrarles

derechos de ejecución,

por favor, no se hagan rosca

y den su contribución.

Se les pide amablemente

el pago de este derecho,

un derecho elemental

de quien la música ha hecho.

No lo inventé,

no lo inventé es la ley,

pero no falta

quien al pagar se hace buey.