Mirror

reflexiones ante el espejoLa personalidad es el conjunto de características que reúne una persona y que la distinguen de las demás. Cada uno de nosotros, a través de la vida, vamos adquiriendo esas particularidades aparte de aquellas con las que nacemos. Sin embargo muchas de esas características no nos satisfacen y anhelamos tener otras que no nos corresponden.

De lo anterior nace el fenómeno de la imitación. Deseamos, a toda costa, poseer las peculiaridades de otros que sí nos gustaría tener y vamos por ahí imitando a esos otros hasta en la forma de caminar. No conformes con lo que tenemos queremos aquello que no nos pertenece sino que es propio de los demás.

El tratar de implantar formas de ser ajenas a nuestra personalidad nos ocasiona severos problemas sicológicos ya que los trasplantes pocas veces funcionan. Lo que no es nuestro es rechazado por nuestra propia personalidad. Cuando la imitación es intensa entonces viene la famosa despersonalización que nos puede llevar hasta la locura.

Debemos de aceptarnos como nosotros mismos  somos y  estamos siendo porque de esa manera creceremos sanos mentalmente. Esto es ser original, si añadiduras ni prótesis ajenas. Dejemos que la vida y sus experiencias impriman sus indelebles sellos. Bien o mal somos nosotros y no otros.

Cada uno de nosotros tiene una vida inimitable para los demás. Cada uno vive su propia vida y no puede vivir la de otro. Hacer lo contrario nos conduciría directo al diván del siquiatra. Ese ser propio, ese ser uno mismo es lo que añade valor a nuestra existencia, valor que se llama autenticidad.

No hagamos de nuestra personalidad un collage sino una pieza única en su estilo, genuina. Valemos por lo que somos y no por lo que copiamos, por lo que no somos. De otra manera seremos simples espejos de alguien que no somos nosotros.

Tu vida y tu personalidad tal y como tú la tienes es lo verdaderamente valioso para ti y para el mundo que te rodea.

No seas espejo, se tú.