El Lago de Tos-Cano

La bronca llegó a SEAPAL

por el colector central,

De labio, asada y cabeza

tuvimos en la semana

que los grillos, como tacos,

nos sirvieron de botana.

En SEAPAL la ineficiencia

afloró a borbollones

y aguas negras perfumaron

la playa de Camarones.

Otras broncas, en los medios,

aligeraron mis tedios.

La bronca de las mochilas,

entre estado y municipio,

fue botana que sirvió

nada más para el principio.

Después la contradicción

de la grilla en movimiento

se dio por los jaloneos

por un estacionamiento.

No lo inventé,

no lo inventé fue así

y con la grilla

otra vez me divertí.