Papa Francisco, Renovador

papa-francisco-050413Su palabra realmente reconforta. Es emprendedora y carismática, fundamenta y trasciende, sorprende por sus juicios precisos y clara actitud de humildad, sencillez y servicio a su prójimo. Las expresiones de su santidad Francisco reúne todas estas características, sin lugar a dudas es el emprendedor de la iglesia de todos y para todos, en ella está nuestra fe y esperanza en el hombre tal y como lo pide nuestro padre Jesús.

Pues bien, en esta oportunidad deseo ser lo mas puntual posible en la reflexión  sobre algunos de los conceptos emitidos por el Vicario de Cristo. Su necesidad es imperiosa y transparenta una nueva concepción del trabajo eclesiástico, en todos los órdenes y direcciones. Es innovador, fresco y actual; emprende desde la base misma para llegar a la conciencia y retornar a las acciones necesarias para fortalecer el proyecto de una institución tan importante como lo es la Iglesia Cristiana.

El papa Francisco desde que asumió su responsabilidad lo ha sido a plenitud, entusiasta ante los jóvenes y emprendedor con respecto a la fe en nuestro Señor. Los caminos que planteo en su visita a nuestro Continente dejó una carga de alegría y esperanza enormes, imprimió el mejor ánimo a todos los habitantes de esta Región, no es para menos, es tal vez la que posee el mayor numero de católicos en el mundo. Pasó una semana del histórico viaje, quedó clausurada la Jornada Mundial de la Juventud. En este hombre emprendedor de la Fe sin duda se quedará grabado este apoteótico viaje, él mismo ha dicho que son juegos artificiales que se consuman y  ya, después de disfrutar su luz; no el papa emprendedor lo ve y verá como una de tantas etapas del largo camino que habrá que recorrer; “los jóvenes no siguen al papa, siguen a Jesucristo, llevando su Cruz”.

Es, además de innovador de la visión cristiana, un hombre a plenitud del emprendimiento que la sociedad cristiana requiere en estos momentos de conflictos mundiales y contradicciones antagónicas, llamar a los jóvenes con la intensidad que les caracteriza y pedir a los ancianos transmitan su sabiduría en busca de mejores horizontes de verdad y en total encuentro con nuestro señor Jesús, no solamente es acertado sino totalmente necesario en estos días infaustos. El santo padre Francisco ha sido claro en su llamado a los cristianos  “Impulsar a los fieles y a todos los hombres de buena voluntad a seguir con generosidad y constantemente al Señor, dejándose iluminar por la luz de Cristo… la verdadera riqueza es el amor de Dios, compartido con los hermanos, quién experimenta esto no teme a la muerte, y recibe la paz del corazón”.

El papa Francisco tiene plena conciencia de la falta de oportunidades para los jóvenes no solamente en la Región, sino en todo el mundo, el olvido en el que se tiene a las personas mayores, ante este panorama deprimente manifestó su interés por abrir nuevos horizontes para el futuro de las naciones: sus jóvenes y ancianos deben ser rescatados, la sabiduría y los planos armoniosos de la juventud tienen que concatenarse, enriquecerse con el mejor plan cristiano-solidario. Por todo esto es el Papa Francisco, Renovador .