Los “pancorridos”

Emilio-Gonzalez-MarquezLa selección de corridos del PAN, puede tener alguna lógica, pero desde fuera de ese partido parece absurda.

Según eso, corren a los traidores que apoyaron a candidatos de otros partidos en la pasada contienda. Lógico. Se entiende. Por más que hubiera estado muy cuesta arriba votar por Fernando Guzmán, lo decente para un panista hubiera sido abstenerse, pero no clavarle el voto por la espalda.

Se entiende la expulsión, pero entonces ¿por qué no expulsaron a Emilio, a Taylor, a Di Ego Monraz y a los demás súper conocidos de la “chuecura organizada” que entonces despachaba en Casa Jalisco? Ellos fueron traidores públicos, señalados por la gente de Fernando Guzmán. Ellos fueron — según dijeron, por órdenes de Calderón —- quienes salieron con aquello de “Por Josefina y por Alfaro” que agarraron muchos entonces panistas, entre ellos “Mochilas”.

 “Mochilas” que se dio el gusto de ganarles a los del PAN en Puerto Vallarta, la candidatura por la vía legal, pero ya para entonces candidato que seguía siendo del establo de Abraham González, mas no ya por el PAN, sino por el movimiento de Alfaro. Cuando le llegó la sentencia favorable mandó al diablo a los del PAN que ahora lo “expulsan”, cuando él fue quien los mandó por un caño.

Absurdo: expulsan a “Mochilas” que ya ni es del PAN, pero no expulsan a Abraham González que si es del PAN y además públicamente responsable de lo que en política hace “Mochilas”.

Es evidente que los del PAN no son parejos en cuanto a expulsar y disimular.

Pero además ¿qué pierden los expulsados, cuando ya el PAN perdió el poder y nada podrá darles, porque subsidios y cargos volverán a ser sólo para los de tradicionales apellidos?

Y por eso según eso, corren a los traidores que apoyaron a candidatos de otros partidos en la pasada contienda. Lógico. Se entiende. Por más que hubiera estado muy cuesta arriba votar por Fernando Guzmán, lo decente para un panista hubiera sido abstenerse, pero no clavarle el voto por la espalda.

No por nada anda la desbandada de panistas buscando cómo acomodarse con Alfaro, mientras ahí es donde “haya” para los siguientes años. Hasta los que han hecho mucho billete como panistas, digamos Lalo Rosales, ya les anda porque Alfaro los recoja, para encontrar más oportunidad y la urgente impunidad. Ya hasta uno que fue presidente estatal del PAN en Jalisco, ahora anda de izquierdista, levantando el puño, para llenarle el ojo a Alfaro que sigue en la pepena.

Bien dice la gente: cochina política.