Tres reglas para que tu negocio no fracase.

02Hay tres reglas que debe tener claro cualquier emprendedor, sin importar en qué momento se encuentre su negocio, ni de qué tamaño sea su empresa, de hecho si las aplicara en sus inicios, le aseguro que las cosas serían distintas y habría perdido menos dinero, tiempo y energía el lograr grades resultados. Las reglas son las siguientes:

1)     Tener Clientes. Cabe mencionar que es lo primero que debes hacer, encontrar la manera de tener clientes, todo el tiempo, sin importar que sea temporada baja o no, sin importar el clima ni las circunstancias. Según datos recabados del INEGI dicen que el 82% de los negocios cierran por falta de clientes.

La regla NO dice que lo primero que debes hacer es abrir una oficina o un local, contratar a un asistente o comprar una computadora, para nada, lo que realmente debes hacer es ir a vender tu producto, ir a buscar prospectos, tener referidos, hacer llamadas, hacer publicidad uno a uno, buscar clientes potenciales, ir a cocteles, a fiestas, tener una vida social activa, etcétera.

El punto es que debes Tener Clientes que compran tu producto o servicio, sin importar que tengas o no oficina, tarjetas de presentación, página web, folletos, publicidad, terminal bancaria, etcétera.

En otras palabras quiere decir que ya estés involucrado en la venta y estés vendiendo tu producto o servicio. Si no hay clientes no hay ventas, y si no hay ventas no hay negocio.

Teniendo claro que cumples con esta regla la siguiente es:

2)     Darles Valor. Esto quiere decir cerciorarte que estos clientes al menos obtengan el Valor adecuado por lo que están pagando, de hecho en el mercado actual algunos buscan pagar menos y otros buscan obtener algo verdaderamente valioso, sin importar el precio. Esto quiere decir que hay perfiles distintos de clientes, a) quienes compran porque es barato, b) quienes compran porque es el precio adecuado y c) quienes compran porque ven el gran valor de lo que están adquiriendo. Mientras que los negocios caen en el juego de bajar sus precios, sin darse cuenta que el perfil de clientes que buscan tal vez no es el adecuado. Por consecuencia el negocio resulta no ser rentable porque no tiene el sustento económico para darle valor al cliente. Lo que sigue es bajar la calidad de los servicios o productos para mantener precios bajos y también sacrifican sus ganancias. Entonces cuando el cliente que ve el valor se da cuenta que ya no obtiene ese valor, en automático busca quien se lo dé.

Darle Valor al cliente no solo es acerca del producto o qué le podemos regalar de más, darle valor tiene que ver con la infraestructura del lugar, la calidad de productos o servicios, la información, el trato, el seguimiento, etcétera.

Ya que cumples con estas reglas podrás estar marcando una gran diferencia en la estructura de tu negocio, de hecho tal vez lo estés salvando de la quiebra. Cabe mencionar que cuando llego a prestar mis servicios a una empresa, siempre percibo el valor que ofrecen, la imagen es lo que más lo muestra en un negocio. Esta incluye orden e higiene, si está en caos lo puedes notar con esos aspectos. En una ocasión mejoramos el ingreso de un negocio 10% en solo una semana por el simple hecho de ordenar y acomodar las áreas de trabajo. Y eso fue darle valor a mi cliente.

3)     El Cliente Siempre Paga. Si no se cumple esta parte suele llevar a cualquier empresa a la quiebra, y más rápido de lo esperado, cuando llega la crisis y la cartera vencida se vuelve incobrable. Cerciorarte que el cliente pague, incluye que tengas que establecer políticas de crédito, de cobranza, acuerdos o descuentos por pronto pago, llamadas para cobrar, acordar pagos diferidos para recuperar cartera, etc.

Pero no es el único sentido de entender esta parte, hay un sentido más importante que esto y es que debes tomar todas las acciones pertinentes para que no seas tu quien pague, recuerda El Cliente Siempre Paga. Un ejemplo, si tu no te preparas y no tienes la energía necesaria para vender, para dirigir a tu equipo, para implementar acciones, para dar órdenes directas, para llamar la atención, para tomar decisiones y hasta para cobrar. Quien va a pagar las consecuencias de eso eres tú y no el cliente con su dinero. Si no sales a vender, quien paga las consecuencias eres tu, si no te pagan la deuda, pagas tu al proveedor. Si no te preparas mejor que tu competencia en el mismo giro, pagas tú. Si no haces ejercicio, las consecuencias las pagas tú. Si no cuidas de tu relación, las consecuencias las pagas tú. Si tu producto no sirve, el resultado a futuro lo pagas tú. Si el servicio que ofreces no funciona, las consecuencias las pagas tú. Entonces, si no capacitas a tu personal ya sabes quién va a pagar.

Revísalo, debemos estar siempre preparados y hacer que El Cliente Siempre Pague, no nosotros.

Si aplicas estas reglas te aseguro que tu negocio no fracasará, ten mucho cuidado y procura no formar parte del 95% de las empresas que cierran dentro de los primeros 5 años de operación.

Ve por los clientes.

Teléfono: 322 225 94 69

Cel 3227798280,  3221901044

ID: 72*1044139*1

Skype: juan.emilio.cornejo

www.Facebook.com/juanemiliocornejo