Gente PV

La reforma ideológica

Matrimonio-GayEl siglo XX fue marcado por cambios ideológicos que derrumbaron dogmas que habían permanecido siglos arraigados en la sociedad global. Fue el siglo de los revolucionarios: Martin Luther King Jr., Susan B. Anthony, Nelson Mandela entre muchos otros, quienes alzaron la voz con convicción y lograron derribar el andamiaje de viejos tabúes, como los derechos civiles y políticos de las mujeres, o la libre convivencia de personas de distintas razas.

Lo que hoy asumimos como norma social y causa oprobio en quienes no lo observan, algún día fueron conductas y nociones aceptadas por la sociedad sin crítica o reparo al respecto. Afortunadamente, los tiempos cambian y con ellos la forma de ver las cosas.

El siglo XXI, un siglo exponencial

El desarrollo de la tecnología, el aumento en la población, la velocidad de las comunicaciones, etcétera, todo se mueve a velocidades ininteligibles y rápidamente quedamos rezagados de no estar atentos a los veloces cambios. Sin embargo, aunque no lo parezca el siglo XXI no dista mucho de lo que fue el siglo XX en esencia: hoy en día también hay corrientes ideológicas oprimidas, hoy en día hay minorías luchando por que se les reconozcan sus derechos, hoy en día hay consciencia colectiva de nuevos desafíos retos y problemas de nuestra era. Asimismo, como causa y consecuencia de los anteriores, también existe la franca oposición, la polarización, los grupos tradicionalistas y desafortunadamente la violencia y segregación se hacen presentes. A pesar del constante choque de ideas, valores y tradiciones, tengo la sensación que los cambios se están dando y que este siglo que apenas comienza estará lleno de significativos cambios.

Revolución de pensamiento.

Uno de los temas que se más se ha debatido en las últimas décadas ha sido sin lugar a dudas todo aquello que circunde a las parejas del mismo sexo. Matrimonio y adopción dominan la escena, pues son las fibras sensibles de la sociedad tomando en cuenta que el núcleo de la misma es la familia. Dejemos atrás la apertura de las parejas del mismo sexo en los espacios públicos, medios de comunicación y demás escenarios, a mi parecer eso ya quedó superado y aquellos que todavía traten de negarlo, considérense rebasados por el cambio. En este sentido el mundo, junto con sus generaciones ha cambiado y tan significativo ha sido esta modificación de paradigma que el mismo Papa ha modificado su punto de vista (o al parecer eso dio a entender en su pasada visita a Brasil). Es una realidad y no hay vuelta atrás, sin embargo hay quienes están determinados a que esto no siga sucediendo en pos de los valores, la cohesión social y demás estandartes pero en el intento, ha destruido más de lo que intenta salvaguardar. En este caso me refiero específicamente a la Federación Rusa con su patente rechazo y opresión a la comunidad gay en dicho país.

El gobierno de Putín ha emprendido acciones para disuadir a la comunidad gay tanto local como internacional de acercarse a Rusia, pues consistentemente reprime a propios extraños con brutalidad policiaca, seguida de detenciones arbitrarias y juicios sin garantías aunado a las leyes anti-gay que envía a la cámara de representantes y que indefectiblemente son aprobadas y promulgadas. Mientras que el ejecutivo ruso encabeza abiertamente un régimen que es un opresor discreto de minorías en el siglo XXI, el gobierno uruguayo sirve de contrapeso del otro lado del mundo dando apertura en su legislación civil a los matrimonios entre personas del mismo sexo entre duras críticas de conservadores, clero, clase política, empresarios y demás detractores que hagan el ruido que hagan dudo seriamente puedan dar marcha atrás a la decisión tomada.

Cuestión de tiempo.

Mi reflexión acerca de este tema, es que lo más seguro en cuestión de quince o veinte años veamos este tema como un absurdo, tal y como hoy vemos el apart-heid o que sólo el sexo masculino pudiese votar. Como dije, el tiempo, las generaciones y el tiempo cambian y Uruguay, Argentina y el Distrito Federal son ejemplos claros de buenos esfuerzos para que el ser humano viva y experimente lo que tanto pregona: tolerancia, entendimiento y sana convivencia mientras atrás quedaran afrentados los hijos de Stalin y Putin.

Fue merecedor de la distinción por el mejor promedio generacional en el periodo 2009-2010 con 97.28 de calificación. Asimismo, ganó una beca en la Universidad Sorbona de Paris.

Es campeón estatal del Concurso Nacional de Debate Político 2011 y capitán de los equipos de Arbitraje Internacional Comercial y de Juicios Orales del ITESM Guadalajara.

Este año fue seleccionada entre más de 200 jóvenes para integrar el grupo de siete delegados que representará a México en el foro juvenil Y20, como parte de las actividades rumbo a la Cumbre de Líderes del G20.