Organizaciones Sociales

Mientras en otras naciones las organizaciones sociales son instituciones respetables y respetadas por el Estado, en México, según datos recientes no se da demasiada importancia. Esto, de alguna forma inhibe la participación consciente de los integrantes de la sociedad y lo más preocupante es la ausencia de un marco jurídico en el cual se establezcan lineamientos claros para su sano desenvolvimiento.

Su presencia debe responder a las exigencias prioritarias de su núcleo social sin olvidar el carácter constructivo en sus posiciones, ver, analizar y proponer en un contexto de razón, sin apisonamientos o escándalos, así veo la conformación de estas importantes organizaciones ciudadanas.

Políticamente su carácter tiene justificación y raíz en la misma sociedad, nace y se desarrolla a partir de ésta con visión a futuro, los temas pueden ser tan variados como sus propias posiciones ideológicas, lo interesante de esto es coincidir, como lo dije a partir del análisis del contexto. México no se distingue por ser una nación de organizaciones sociales consistentes, no porque no lo quieran, sino por las mismas estructuras legales aun no lo suficientemente flexibles en renglones de los cuales argüiré en esta colaboración con datos específicos, reconocidos y publicados en diferentes medios informativos.

El momento coyuntural actual, a nivel mundial y nacional exige una mayor participación esto no esta en duda, los ciudadanos cada vez más conscientes se ven en la necesidad de organizarse para participar a partir de proyectos específicos y bien encausados, fundamentalmente constructivos, visionarios y de alto compromiso social. Retomo mi primer comentario y reflexiono a partir de una magnifica exposición realizada en las instalaciones de la Universidad del Valle de Atemajac, campus Puerto Vallarta, de la cual me honro en ser su director general, me refiero a la bien estructurada propuesta “Motor Social”, un proyecto social para México. Sus representantes lograron de los asistentes el compromiso de tener orden y contundencia en sus propuestas, proyectos y presentación ante la autoridad respectiva, es importante la educación, aunque se reúnen varias disciplinas en un solo sentido: servir.

Así se van conformando los movimientos culturales; van de lo tradicional a lo moderno, no existe la delimitación de proyectos es un devenir incesante. No hay tregua, el mundo moderno avanza con grandes organizaciones en Occidente, el Viejo Continente y otras naciones que las han visto crecer con base a sus proyectos. Una organización social es compartir percepciones similares y en un sentido sensato. Lo distinguí en las exposiciones de los lideres de esta organización, claras, precisas objetivas y preparadas para cualquier avatar. La sociedad se vuelve cada vez más compleja, sin embargo los grupos siempre tienen algún aspecto en común; mientras no se les considere no habrá acuerdos para solucionar algunos cuellos de botella los cuales ya urgen de las llamadas Organizaciones Sociales.