Gente PVNutrición Sana

¿Eres adicta a los carbohidratos?

01Los carbohidratos son altamente adictivos, descubre por qué y cómo acabar con la necesidad de comerlos.

Existe un término llamado “adicción a los carbohidratos”, y todos la padecemos en menor o mayor medida. Esta adicción se dispara por la necesidad emocional de “algo”, a su vez, el cuerpo lo toma como una falta de glucosa (azúcar en la sangre) y por ende recurrimos a los carbohidratos como azúcares, chocolates, galletas, postres, hot cakes, miel, pastelitos, dulces o caramelos.

Ese exceso de dulce provoca el aumento de la serotonina (sustancia producida por el cerebro que tiene un papel importante en la regulación del estado de ánimo y apetito), por lo cual nos sentimos felices y nos calma momentáneamente de la angustia o conflicto por el que estamos pasando. El problema es que los niveles de serotonina aumentan rápidamente y por ende, disminuyen drásticamente a las dos horas, por lo que comienza el remordimiento, a su vez regresa ese vacío y de nueva cuenta la necesidad emocional o círculo vicioso.

Podemos dividir específicamente a los carbohidratos en dos nutrimentos altamente adictivos:

AZÚCAR

Se dice que en la antigua Grecia se comparaban sus efectos con los del opio, no tanto por lo que generan, sino por su poder imbatible. No todo el azúcar es igual; mientras más refinada o procesada esté, más alto es su índice glicémico y por consiguiente, se vuelve más adictiva. Ejemplos: caramelos, el jugo de fruta, las gomitas de sabores, los jarabes… ¿Qué las hacen tan irresistible?

Cuando los niveles de azúcar en la sangre están bajos, la serotonina también desciende, lo que causa te sientas deprimida, cansada y, como se dice popularmente, “bajoneada”. La respuesta del cuerpo es un antojo inmediato por comer alimentos con azúcar; lo que la hace adictiva es que como tendemos a ingerirla en exceso, nos hacemos inmunes y creamos una resistencia a la insulina (la hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre), por lo que necesitaremos dosis con mayor frecuencia y en niveles superiores para sentir los efectos de la insulina.

HARINAS REFINADAS

Ocasionan algo parecido a la adicción del azúcar, porque también producen serotonina, que te pone eufórica. Sí, ésa es la palabra. Las harinas generan una mayor concentración de dopamina, que causa placer y tranquilidad. Mientras más procesadas estén, mayor será la sensación de bienestar en el cerebro. Nos referimos a la pasta, el arroz blanco, las galletas saladas, el pan dulce, las botanas saladas, los churros y demás alimentos producidos con harinas refinadas o que pasaron por un proceso de industrialización que separó sus componentes (como en el caso del arroz o el trigo que ha sido refinado).

Por otro lado, la combinación de harina blanca con dulce es lo peor. Una galleta con mermelada va a desencadenar una subida de azúcar tan fuerte, que para compensar la producción de serotonina tendrás que seguir comiendo estos alimentos inmediatamente para seguir con energía o te dará un bajón insoportable. En ocasiones, hay gente tan adicta a este efecto, que necesita comer en porciones desmedidas o, de lo contrario, sufre abstinencia con cambios de humor explosivos.

Huye del círculo vicioso

Cuando detectes que tienes una necesidad emocional o vacío, lo mejor es recurrir a las proteínas (carne, pollo, pescado, salchichas, jamón, leche, queso o yogur), ya que tienen la particularidad de frenar esa ansiedad. Es decir, las proteínas producen saciedad y envían una señal al cerebro de plenitud, por lo que si las consumes no comerás de más; si fuera un carbohidrato, el cerebro generaría más serotonina y entonces terminarías comiéndote la alacena.

Distraerte y salir a pasear para alejarte de la cocina, disminuirá esa ansiedad logrando evitar entrar al círculo vicioso.

La fruta entera y los alimentos hechos con fructosa tienen un índice glicémico menor y se absorben más lentamente, por lo que el “subidón” no es tan intenso y sus efectos son menos drásticos, incluido el descenso. Prefiere los alimentos integrales (como el arroz salvaje o una galleta integral), porque son menos adictivos debido a que su índice glicémico es más bajo y se absorben lentamente.

TIP

La mayoría de las dietas que no corresponden a las calorías que necesitamos pueden provocar este círculo vicioso debido a la falta de azúcar; por ello es importante que un nutriólogo calcule la cantidad de calorías y azúcares que necesita tu cuerpo. Privarte de demasiada azúcar porque deseas bajar rápido de peso no es la mejor solución si padeces constantemente de falta de glucosa.

Es un placer poder ayudarte y eliminar tu adicción por los alimentos peligrosos y dañinos. Prevenir es vivir y tener el control de tu salud. Escríbeme a fabyluchis911@hotmail.com tel 22 4 75-43 PEDIATRI-K o frente al vivero Paraíso, edificio Media Luna 3er piso, entrando al Pitillal.