Consejos de una abuelita modernaGente PV

La salud en vacaciones

01La salud es primordial para poder vivir con toda intensidad y apreciar más la infinidad de grandes maravillas que día a día la increíble vida nos ofrece.

Con salud disfrutaremos más a nuestra familia, amigos, conocidos, hogar, centros de estudios, calles, ciudades, nuestra maravillosa Bahía, en fin, el mundo en general.

No hay nada más hermoso que ver un grupo de jóvenes deportistas, felices y saludables, los cuales te los podrás encontrar donde vayas, sobre todo en ésta época de verano, disfrutando de su verdadera libertad en vacaciones.

Sin embargo, el corazón se me aprieta y siento una tristeza profunda, cuando compruebo que algunos chicos sin saber en realidad de que son poseedores de un gran tesoro… ¡Su salud!… atenten contra ella, exponiéndola cruelmente, en unas vacaciones mal entendidas… ¡En cuanto hacen mal uso de su libre albedrío!

En ésta espectacular Bahía de Banderas, una de las más grandes del mundo, existen infinidad de deportes que estoy segura, que sus vacaciones terminarán antes de que hayan tratado de poder practicarlas todas correctamente.

Aquí, en éste maravilloso Paraíso, tenemos todo tipo de deportes inimaginables: aéreos, acuáticos, terrestres… ¡Tenemos de todo para esa juventud que nos llega huyendo de la monotonía diaria…

¡Cuántas novedades!… ¡Cuántos aprendizajes lograremos si utilizamos nuestro tiempo en forma positiva! ¡Cuántas experiencias fantásticas podremos vivir para contar!

Gracias a Dios que existe infinidad de jóvenes llenos de vida y salud tanto física como mental, en nuestro increíble suelo mexicano.

Pero… ¡También por desgracia tenemos esos hermosos ángeles que desde que nacieron les faltó ese regalo divino de la salud!… y darían cualquier cosa por poder, correr, saltar, brincar como tú lo haces, sin esforzarte en lo mínimo.

Cuando se topen con un ángel así, mis queridos jóvenes, hagan un alto en su apresurado vivir e invítenlo a ser el juez de sus juegos y todos al mismo tiempo agradézcanle su participación; que se sienta importante, necesario, y estoy segura que… ¡Esa será la mejor medicina que en toda su vida le puedan dar!

El sentirse interesante, en éstas vacaciones, será un gran estímulo que le ayudará para sobrellevar ese frágil cuerpo, aunque después pasen varios años en un hospital…

En la alegría otorgada a ese ángel desconocido, no se olviden agradecer al  Ser Supremo, la gran bendición del ser elegidos para llevar a cuestas ese gran tesoro que es su salud.

Así como nos visitan muchos jóvenes responsables es una gran tristeza, cuando vemos cantidad de irresponsables atentando estúpidamente contra su salud…

Llegan a la playa bellos jóvenes muy guapos y saludables; sin importar el sexo, inician con una cerveza… (Bebida de moderación); pretextando el calor beben dos, tres, cuatro… se les olvida el protector solar; quieren practicar en las olas con una tabla, pero… ¡Si en la arena no logran caminar equilibradamente!… ¿Podrán hacerlo en el mar?

Lo más probable es que pasen sus vacaciones en un hospital, con la pierna quebrada… ¡Y graves quemaduras de sol!

En caso de que pasen la prueba, de seguro visitarán… ¡El antro!, para que alcance el dinero para todas las vacaciones, piden cualquier bebida barata… y… si es cara… ¡Ya con copas encima, le pueden dar “gato por liebre” que… ¡Hasta se puede confundir el sabor!…

¿Sabían que una bebida adulterada los pueden dejar hasta ciegos?

Las hermosas chicas ahí conocen a su “Príncipe azul” y  están  tan  emocionadas que olvidan preguntar el nombre (del que por lo general es llamado güey); con tanta emoción toman todo lo que el hombre de sus sueños le  ofrezca y… Cuando reaccionan se encuentran de nuevo en la playa solas, porque al güey, ¡no le alcanzaba ni para el hotel! Y terminan meses después en un hospital por: aborto, un güeycito, o… ¡enfermedades venéreas!

Hay jóvenes que aprovechan las vacaciones para demostrar a todos… ¡Qué tan machos o hembras son!, probando todo tipo de drogas o estupefacientes…

¡También terminan en un hospital para desintoxicarse, o… pasar el resto de su vida en calidad de bulto, o… ¡simplemente en la morgue!

Por eso les suplico a todos mis hermosos jóvenes vacacionistas… Diviértanse a lo máximo, sin exponer ese tesoro invaluable que poseen… ¡LA SALUD!

“El secreto de la salud mental y corporal, está no en lamentarse por el pasado, preocuparse por el futuro, ni adelantarse a los problemas, sino que vivir sabia y seriamente el ahora”.

Buda.

Cariñosamente A. I.