De la patada, de la patada…

FBL-WC-SALVADOR-ANGUILLA-ELIMINATIONComo ustedes saben y mejor es que lo sepan, futbolistas de El Salvador son investigados por serias acusaciones de “arreglo de partidos con apostadores internacionales”. Uno de esos partidos, es el que la Selección de El Salvador, perdió 5 goles a cero, con la Selección de México, en 2011, dentro de la Copa de Oro.

Hasta el momento, son 22 los jugadores inhabilitados. Entre ellos, el famoso Zelaya. La policía cateó sus casas y se llevó computadoras, celulares, documentos. El asunto es más que serio. El fiscal general de El Salvador, indica que están ante una estructura criminal que se dedica a corromper jugadores y “decepcionar a la noble afición y al país”. Es toda una mafia donde “no sólo han participado jugadores: hay dirigentes y personas de muy alto nivel, involucradas”. Tiene que ver también con lavado de dinero.

El pasado febrero, la selección salvadoreña fue a la capital de Paraguay a jugar un amistoso que perdió tres goles a cero. De ese partido, la federación de futbol de El Salvador tiene la impactante confesión de uno de los jugadores que va así: Acepto que recibí dinero en el partido contra Paraguay; mis compañeros, en el momento de repartir el dinero, querían pagarme menos porque decían que había jugado muy bien.

De ese tamaño es la corrupción que las mafias de apostadores han llevado al futbol.

Y resulta que no importa el tamaño o la importancia de los equipos que compiten. Recuerden que las apuestas son globales y los clientes apuestas por resultados de equipos que ni conocen y cuyos nombres muchas veces no pueden pronunciar, pero resultados y número de goles se ligan unos con otros, para hacer bolsas impresionantes. Por ahí va la cosa.

Aparte de lo que hagan la FIFA, la CONCACHAFA o la Federación Salvadoreña, el asunto es penal. No hay en el código salvadoreño el delito de “amañar” partidos; pero les pueden tipificar delincuencia organizada, conspiración para delinquir, asociación ilícita, fraude al público, lavado de dinero y lo que vayan descubriendo porque la población está brava, porque como dicen “ahora entienden muchas cosas”.

Tan grueso está el asunto, como para que el Presidente de El Salvador, acaba de pedir públicamente a su fiscal que no sólo investigue futbolistas, que incluya en la indagatoria a directivos. El Presidente la soltó: “Estoy convencido de que están involucrados directivos y dirigentes del futbol”. Ahora sí que palabras mayores. La bronca está grande. En serio.

Por lo que sorprende el poco interés, la escasa cobertura que por acá, en este país de futbólatras se ha dado al escandaloso asunto; sobre todo tratándose de un futbol que pertenece a la Confederación donde nosotros padecemos, empatando nuestra Selección con las poderosas escuadras de: Jamaica, Horchata, Tamarindo o Limón.