No politizar a la educación

ABAJOProgramas educativos, iniciativas y esfuerzos del estado en los últimos 40 años desafortunadamente solamente quedaron es ese plano. Los tiempos cambiaron y las necesidades crecieron con nuevas exigencias de calidad educativa cada vez más alejadas de las aulas y del artículo 3º Constitucional. Esto aunado a los acontecimientos violentos en diferentes partes del país protagonizados por organizaciones magisteriales demagogas como la CNTE, la cual da muestra de su incapacidad para agotar el diálogo, como la del lunes 19 cuando de forma violenta desalojaron de San Lázaro a legisladores, seguramente dejará constancia de una serie de arbitrariedades más que no se pueden tolerar como lo dijo el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, “ no habrá marcha atrás en la reforma educativa, aquellos que piensen que la impunidad va a ser la divisa en cuanto a las acciones de los profesores de la CNTE están equivocados. Vamos a defender lo que quieren los mexicanos”.

Como referí la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es precisa en su Artículo 3º (reformado mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 9 de febrero del 2012) la preocupación del Estado y de la sociedad por rebasar lo que hizo los sexenios comprendidos de Luis Echeverría (1970-76), José López Portillo (1976-82), Miguel de la Madrid (1982-88), Carlos Salinas (1988-94), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-06) y Felipe Calderón (2006-12). Hubo intentos interesantes, alianzas, programas y más para quedar en el mismo lugar, y poco para una educación en calidad, ascenso en necesidades que dan paso a organizaciones demagógicas las cuales mediante el caos se hacen oír con mensajes manipuladores, populistas y ofensivos para nuestra imagen ante el mundo: el CNTE El viernes, ante el azoro de los capitalinos pero también del resto del mundo, la CNTE obstaculizó las vías al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, tan fácilmente como sacar a los diputados y senadores de su lugar de trabajo legislativo y con la presión insulsa e intentar que deroguen leyes, con presiones como las aplicadas en Oaxaca, Michoacán o Guerrero, ahora le tocó al Distrito Federal, afortunadamente sin suerte; esos no son los momentos que requiere la Reforma Educativa, la CENTE no lo entiende que son sumamente nocivos para la democracia que ha alcanzado México.

Tal y como no lo comprendió el SNTE de Elba Esther Gordillo, tiempos en los cuales el Estado otorgaba a los maestros lo que solicitaran a cambio de sus lealtades, dadivas, cacicazgos políticos a la entonces lideresa la convirtieron en la favorita del gobierno en turno, ahora la CENTE añora por, esos tiempos pasaron y el licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación se los dijo claro: “somos tolerantes, pero también hay límites. Habremos de actuar cuando esto rebase a momentos en los que el diálogo ya no sirva (…) Lo que lastima a terceros no puede ser admitido”. Fue verdad: millones de habitantes de la Ciudad de México sufrieron las consecuencias de la ignominia generada por actitudes contrarias a la educación. Insisto, no son los medios para resolver las diferencias, para exigir posiciones políticas o dádivas de cualquier tipo.

Las tendencias ideológicas en el país nos demuestran muestran dos especies de políticos, los que están de acuerdo con los cambios aunque tienen miedo a sostener sus preferencias y los dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias con tal de no perder poder y privilegios alcanzados o añorados, la nación ya no soporta estas posiciones, vivimos en una nación con carencias en todo sentido. Específicamente en lo educativo: escuelas improvisadas y lejanas a los centros urbanos, profesores faltistas, alumnos que recorren kilómetro para llegar a sus centros educativos y se encuentran con letreros ominosos: “hoy no hay clases”, ausencia de calidad en los cursos, entre los más comunes comportamientos de instituciones educativas, de niveles básicos hasta superior, por eso no politizar a la educación.

 [spacer style=”4″ icon=”9998″]

Director General de la UNIVA-PV y Presidente del Consejo Político Universitario, Coordinador Nacional de Universidad- Empresa de la Asociación Nacional Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA), catedrático-investigador, Articulista-Conferencista, Miembro del Club Rotario Puerto Vallarta Sur. Consejero de la CANACO Servitur y  miembro de COPARMEX.