Gente PVToma Control

La infección por hepatitis C ya se puede curar.

Estimados amigos el turno ahora es del hígado, órgano maravilloso que tiene algunas características muy especiales. Se le considera el órgano más voluminoso del organismo, y desde el punto de vista metabólico es extraordinariamente importante, ya que tiene la delicada misión de sintetizar proteínas plasmáticas que son las responsables de una parte de la coagulación sanguínea (Factores plasmáticos de la coagulación).

Las funciones del hígado.

Otra de las funciones extraordinarias, es la responsable de desintoxicarnos de sustancias toxicas o dañinas incluyendo el alcohol y las drogass, en combinación con la mitocondria de sus células, se sintetizan 33 enzimas diferentes que son las responsables de intervenir en la regulación de los niveles de azúcar, y conservan el equilibrio para mantener en condiciones idóneas los niveles de glicemia, y son las responsables de limpiar nuestro cuerpo del exceso de ácidos grasos, colesterol y triglicéridos para hacer degradados y poder ser excretados por las vías tradicionales.

Así funciona también con algunas sustancias toxicas que pueden ser muy nocivas para nuestro organismo, y mediante esos procesos de desintoxicación, las convierte en sustancias inocuas.

Desde el punto de vista circulatorio, el hígado tiene un Sistema Porta, y una arteria principal llamada Arteria Hepática, este Sistema Porta constituye alrrededor de 75% del flujo sanguíneo circulante, contiene sangre no muy oxigenada pero muy rica en nutrientes que proviene del vecino tracto gastrointestinal. La circulación de este importante órgano depende principalmente de la arteria hepática, que es una rama del tronco celiaco, y que transporta sangre oxigenada a estos tejidos.

Al interior del hígado se encuentran los espacios porta en la confluencia de los globulillos que son formaciones anatómicamente hexagonales, y que contienen células hepáticas y en el centro de estos se encuentra la vena centrolobulillar confluyendo estas para formar las venas hepáticas, y que finalmente estas drenaran a la vena cava inferior.

En los sinusoides hepáticos se mezclan la riqueza del oxigeno que viene de la arteria hepática y los nutrientes que provienen de la absorción intestinal, utilizando la vena porta para poder ser metabolizados y simultáneamente sintetizar las sales biliares.

El hígado y otros órganos.

Es importante mencionar también la intima relación que tiene el hígado con el tubo digestivo, donde se secretan importantes neuropéptidos como la secretina y el péptido intestinal vaso activo, las células endocrinas G de la porción alta del intestino delgado que estimulan la secreción pancreática exocrina de agua y de bicarbonato, elimina la secreción biliar ductal e inhibe la secreción de gastrina y la secreción acida del estomago, funciones muy ligadas a la actividad metabólica del hígado.

Pero ¿qué sucede cuando este órgano se enferma?, tal es el caso de una hepatitis viral, como sería el caso de la infección por hepatitis C, una de las causas más importantes por las cuales el hígado llega a ser lesionado, y el  progreso de este cuadro puede llegar hasta desarrollar una cirrosis hepática que sería el resultado final del daño crónico a este importante órgano.

Lucha contra la hepatitis.

La Organización Mundial de la Salud y la Alianza Mundial contra la Hepatitis C, están siempre pendientes y hacen permanentes llamados a las autoridades sanitarias en todo el  mundo para que tomen las medidas necesarias y acciones concretas para su detección temprana y por supuesto, para elegir el tratamiento más adecuado para este serio proceso infeccioso viral.

Por definición

La hepatitis es un proceso inflamatorio del hígado, de evolución crónica, con un periodo de incubación de varios meses después de haber estado en contacto con el virus de la hepatitis C o de cualquier otro virus, produciendo una importante elevación de las enzimas hepáticas. Debido a esta situación si posteriormente se puede establecer el diagnóstico definitivo de hepatitis C, al  demostrarse  la presencia del anticuerpo contra el virus de la hepatitis C. si ésta prueba fuera positiva, deberá solicitarse  la prueba de inmunotransferencia, con antígenos recombinantes del virus y la detección del RNA de dicho virus. Por lo que el diagnostico de esta infección viral hepática, se establece por medio de estas pruebas especializadas de laboratorio.

Estadísticamente hablando, ocho de cada diez personas infectadas con este virus van a presentar procesos inflamatorios crónicos (hepatitis) y por supuesto tendrán el riesgo de desarrollar inicialmente cirrosis y posteriormente cáncer hepático.

De acuerdo al Centro para el Control de Enfermedades Trasmisibles de Atlanta Georgia, refieren que sufren de  Hepatitis C y son detectados anualmente 15 mil nuevos casos. La mayoría de las personas que han sido infectadas podrán vivir sin ninguna manifestación clínica importante, prácticamente asintomáticos durante varios años antes de que aparezcan los síntomas, por lo que se considera un padecimiento crónico y pueden ser portadores del virus de la hepatitis C personas que no refieran molestias o manifestaciones clínicas.

En ocasiones es un hallazgo casual cuando es revisada la sangre para un examen de admisión de rutina, como es el caso cuando se va a ingresar a un empleo o alguna escuela, o cuando se presentan estas personas voluntariamente a donar sangre y le son detectadas pruebas positivas de hepatitis, lo malo de este cuadro es cuando la enfermedad progresa, se producirán cambios patológicos de trascendencia que incluyo pueden llegar a la muerte, por eso es importante hacer una detección temprana de ese proceso infeccioso, y así poder evitar complicaciones futuras.

Síntomas.

Los pacientes infectados por hepatitis C, en el 15% de estos casos pueden presentar síntomas agudos de este cuadro, que se caracteriza principalmente por astenia, adinamia, pérdida del apetito, cansancio, fatiga, nausea, dolores musculares y articulares, y eventualmente pérdida de peso. Se  puede acompañar también de presencia de  ictericia, detectada por presencia de color amarrillo de la piel y mucosas, incluyendo  la esclerótica de los ojos.

Como mencionamos anteriormente alrrededor del 80% de las personas expuestas al virus de la hepatitis C van a desarrollar una infección crónica  y la mayoría de los pacientes pueden ni siquiera darse cuenta que son portadores de un proceso infeccioso viral en el hígado, incluso pueden mantenerse asintomáticos.

Se ha calculado que aproximadamente del 10 al 30% de los pacientes infectados, y que son portadores de este virus durante más de 30 años, pueden desarrollar cirrosis, y a su vez estos pacientes que desarrollaron cirrosis hepática tiene un riesgo 20 veces mayor para desarrollar un cáncer del hígado, y si en algún momento en la vida de estos pacientes se combinara con el alcoholismo, este riesgo puede ser prácticamente de un 100%.

Desde el punto de vista fisiopatológico, con la evolución crónica, la cirrosis va a desencadenar un cuadro de hipertensión portal, alteraciones de la coagulación, presencia de ascitis, pueden aparecer también varices esofágicas y si la ictericia es muy elevada, pueden desarrollar encefalopatía hepática que se caracteriza por alteraciones de conciencia euforia, a veces ansiedad, letargo, desorientación, apatía, somnolencia, estados confusionales y puede llegar hasta el estado de coma.

Fuentes de contagio

La hepatitis C se puede propagar por medio de contacto con sangre de una persona infectada, por vía parenteral con el uso o aplicación de inyecciones, y también se puede contactar por vía sexual a través del semen,  y un pequeño número de casos no se ha podido demostrar la vía del contagio. Por lo tanto las personas pueden contagiarse cuando están expuestas a material médico quirúrgico no esterilizado suficientemente, y al puncionarse en forma accidental con una aguja infectada (esto es muy común entre los profesionales del sector Salud).

También se contrae la hepatitis C cuando se comparten agujas para drogarse en personas adictas, y asimismo se puede contagiar por hepatitis C a través de tatuajes o perforaciones en alguna parte del cuerpo (piercings), al realizarse con material contaminado previamente, también se puede contaminar al compartir objetos o instrumentos de higiene personal como serían rasuradoras, cepillos de dientes, etcétera, pero es más importante recordar las estrictas medidas de control que se tienen en un Banco de Sangre certificado, porque mediante pruebas de rutinas en todos los donadores, se pueden detectar portadores de procesos infecciosos virales y/o bacterianos.

Tratamiento de la hepatitis C

Se han desarrollado diversos tratamientos para combatir esta enfermedad infecciosa, siendo el uso de interferon por vía subcutánea en combinación con agentes antivirales por vía oral, que puede establecerse un control temporal al remitir las manifestaciones clínicas, pero no se elimina la infección ni tampoco se eliminan los efectos indeseables de estos medicamentos.

En forma concreta el uso de interferones, en nuestra institución utilizamos análogos de las bases pirimidicas del RNA de los virus, con la finalidad de favorecer su apoptosis o muerte celular programada, y complementariamente el uso de fototerapia extracorpórea para eliminar las células infectadas por este virus.

En caso de que el paciente como complicación haya desarrollado cirrosis hepática, se puede mejorar su condición general con la implantación de células madre procedentes de su propia medula ósea, con la única finalidad de remplazar y reparar células y tejido hepático dañado, y poder lograr que el paciente mejore su calidad de vida con una mayor supervivencia, sin embargo, cuando el paciente después de padecer cirrosis desarrolla cáncer hepático, las condiciones van a ser más delicadas y difíciles de tratar, por lo que es recomendable se haga una detección temprana del proceso infeccioso, para entonces evitar que llegue a condiciones difíciles de resolver como serían el caso de cirrosis avanzadas o cáncer del hígado.

 

Prevención.

De nueva cuenta la prevención sigue siendo la piedra fundamental para tratar a estos pacientes, por lo que es muy importante que las autoridades sanitarias tanto federales como estales, continúen haciendo promoción de salud con fines preventivos, lo que permite que se tengan enormes posibilidades de disminuir el número de casos, evitando los contagios que por diferentes vías hemos explicado

Por lo tanto si usted tiene alguna duda en relación  estos procesos infecciosos, no espere, acuda con su servicio médico de preferencias o consulte a los expertos de Biomédical Center de Occidente, que definitivamente podrán orientarle tanto desde el ángulo preventivo como desde el punto de vista terapéutico especializado, y no esperar a ser una víctima más en las estadísticas de la gente común y corriente, o en los famosos como Pamela Anderson, Steven Tyler, Natalie Cole, Keith Richards y Jon Secada que fueron infectados por el virus de la hepatitis c y que requirieron de estudios y tratamientos específicos para combatir esta infección viral.

 

Este artículo fue escrito con la colaboración de la Dra. Estela Serratos Sevilla y otros distinguidos miembros de Biomédica Center de Occidente. Si tiene usted alguna duda o comentario puede consultarnos al teléfono (322) 293-6161 o al correo electrónico; dr.morales@iibmedicalcenter.com.