Gente PVPlumazos

Mensajes Dominantes

01Los dos ejes por donde corre la aplicación tecnológica del Internet son: su construcción al interior de los grandes medios de comunicación, y la dirección correcta hacia la dominación; esto se pensó desde sus inicios como una enorme y perfecta telaraña electrónica que responde al designio de los grandes intereses de las naciones más poderosas del mundo. Esa sociedad elitista a la que se refiere el Papa Francisco que utiliza el importante medio masivo para establecer comunicación hasta el rincón más apartado de la tierra y ahora del espacio sideral, a México llegó hace poco más de 50 años a cuenta gotas totalmente alterado. Un Internet poco confiable por su ausencia analítica separada del acto ciudadano pero con una consigna precisa “entretener”.

La reflexión es necesaria cuando en nuestro país más de 32 millones utilizan este impactante medio para dinamizar la nueva tarea de gestión de la información, con una Reforma de Telecomunicaciones en puerta que nadie sabe la forma que tomará desde la Red, y cómo llevará al desarrollo del conocimiento en las grandes universidades de nuestra época para ejercer realmente el proceso de la comunicación, en otras palabras poner en común el acto informativo y sus interacciones.

No se puede dejar de lado a los millones de ciudadanos que se allegan al Internet como única herramienta de información, imposibilitados para comprender la cantidad de datos erróneos o fuera del contexto cultural en el que se emite la señal. El acto tecnológico de la comunicación a través de este importante dispositivo resta posibilidades a las masas para comprender su mensaje integral. Más de la mitad de la sociedad mundial ignoran el manejo y utilidad del Internet, sin embargo reclaman un lugar en este elenco tecnológico, no quieren quedarse atrás. Apegado a esto se encuentra otro aspecto que no puede quedar de lado: el derecho a informarse, el mismo acto comunicativo participativo que se demanda al interior de cualquier sociedad en desarrollo o como se le llama pomposamente “tercer mundo”.

Libertad e información, a partir del acto comunicativo van de la mano. Se desdoblan como un bien público desde la visión del Estado, solamente que no llega a cristalizarse en la base social. No se refleja ese sentimiento de control ideológico en todos los ámbitos, porque es de control y solamente pequeños grupos de poder son los que tienen acceso a esos avances tecnológicos. Esa libertad a la información no tiene sentido al manifestarse como una mercancía más, que se compra y se vende olvidando que es un bien público en su categoría de tecnología avanzada: El Internet.

Los medios de comunicación masiva tienen una gran responsabilidad para otorgar libertad al ciudadano. Acto que a través de la aplicación social del Internet estaría a la altura de los actos democráticos que pregona el Estado. Desarrollar la conciencia, comprender mejor al mundo y potenciar el espíritu hacia el conocimiento para que el ciudadano comprenda mejor el  mundo en el que le toca existir.

Es necesaria una reconstrucción y evaluación de lo que se transmite, cómo se transmite y con qué fin. No olvidar la responsabilidad que tienen los medios de comunicación masiva, el acto informativo al interior de ese ejercicio de libertad humana a través del Internet debe manifestarse en dos sentidos: La responsabilidad y el respeto a la libertad; esto quiere decir crear modelos sociales y aspectos de control ciudadano. Esto puede resultar un acontecimiento difícil de instaurar en un país como el nuestro, donde se busca grabar al Internet, mientras en otras nacionales se ha considerado como un derecho constitucional. Aplicar esta propuesta en nuestro país,  sin la suficiente libertad es una quimera que no lleva a sitio alguno.

La llegada del mundo tecnológico en el Internet, el acceso a la información,  que al estar ligada a la decisión de élites de poder la sociedad se demerita en sus códigos, por cierto sumamente limitados. Cada vez resulta más difícil sostener una línea de interpretación que sirva al trabajo que desempeña la tecnología de la comunicación, el progreso parece haberse detenido. Con los avances tecnológicos se siente más que se pretende colonizar el futuro que servir a la sociedad para el fortalecimiento de sus conocimientos. El Internet no es un error, el error surge del manejo que se realiza partiendo de él.

Es importante además considerar que el ser humano es comunicación, es un ser simbólico que no tiene por qué permanecer en el anonimato, la concepción del futuro se orienta al desarrollo de las capacidades, es una puerta abierta al conocimiento sin cortapisas ni límites establecidos por el poder. La estrategia tiene que cambiar, es todavía temprano para que las nuevas generaciones no se enfrenten a un rompecabezas; si bien es cierto la ciencia se ejerce para bienestar del hombre, este tendría que ser integral con su rama práctica: la tecnología.