¿Cobrar o no cobrar impuestos?

Hola valedores. Me preguntó un alumno hoy por la mañana, después de escuchar el informe del primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, que lectura podríamos darle al mismo, para él, solo fue una exposición mediática. Y miren, cada quien tendrá su punto de vista, pero como a ustedes no les pidieron su opinión y si al “escribidor” aguántense.

Además de este tema que me parece tiene material para comentarse, hay otro asunto importante al que le debemos dedicar algún espacio por las consecuencias que seguramente negativas, tendrán para Puerto Vallarta: la postura populista o mejor dicho, populachera, del pleno del Ayuntamiento para acordar no incrementar los impuestos o derechos para año que se avecina, o sea, queda todo igual en el presupuesto de ingresos como estaba en este año que termina, cuando los compromisos a pagarse ahogan las finanzas municipales.

Sin recursos para operar eficientemente como administración, para mejorar la prestación de los servicios públicos, falta de patrullas, de unidades de servicio para la recolección de basura, problemas para el pago de la nómina, para cubrir los débitos de la deuda pública, etcétera, los regidores optaron por la vía cómoda, sin arriesgarse por cuestiones electoreras en proceder o promover una ley justa y equitativa que le agenciara al Ayuntamiento de más ingresos, claro sin cargarle todo el paquete financiero a los ciudadanos.

Imagínense, tener que pagarle a una nómina cercana a los 2450 empleados, poco menos de 400 eventuales, jubilados  y a los trabajadores del DIF que son cerca de 400, más los gastos de operación de los servicios públicos y otras “minucias” y los “representantes populares” deciden que todo siga igual, porque tal vez piensen que la función del gobierno municipal la están cumpliendo satisfactoriamente. Va, “demagogos”, pregúntele a la población si están contentos con lo que reciben del gobierno.

Y no es que estemos por que aumenten los impuestos, una medida antipopular y excesiva que aplica inmisericorde el gobierno federal en todos los servicios que presta el gobierno federal: IVA, ISR, gasolinas, luz eléctrica y síganle, pero lo lamentable que no veamos reflejados esos ingresos en las dañadas carreteras del país, en inversiones que generen empleos, más obra pública, más actividad económica, sino en más lana a los partidos políticos, a las magistraturas, a los IFES y demás dependencias alternas.

No, no es el caso de PVR, bueno en pequeñísima escala, si es que queremos tener un destino limpio, con excelente infraestructura y equipamiento urbano, mejor parque vehicular para la policía, los bomberos, servicios públicos, barredoras, para empedrar calles, darle otro revestimiento a los pavimento, pero no, los señores regidores” se pusieron de acuerdo porque ninguno quiso ver por un mejor Puerto Vallarta.

Tocante al primer tema, sobresale además de comprometerse Peña Nieto por sacar adelante, junto con el poder legislativo,  las reformas estructurales que le urgen al país para salir del atolladero, que por fin, el gobierno federal está dispuesto a asumir los costos necesarios para que tales cambios puedan concretarse sin intimidaciones o presiones  de grupúsculos de agitadores para quienes pesan más los intereses de sus organizaciones gremiales, o ideológicas, que el destino del país.

Ya se vio la presencia de las fuerzas de seguridad para custodiar con firmeza, la sede del Congreso de la Unión. Ahora sí, las hordas de vándalos que tienen sitiado el centro de la Ciudad de México enfrentarán a unas autoridades que harán uso del poder para reprimir aquellas acciones que atenten contra el orden público y los derechos de terceros.

Sin duda el Pacto por México suscrito por los partidos políticos ha sido y esperemos que así siga, el instrumento para  intereses de todos, pero además que al respaldar los proyectos de renovación, con su postura exhiben a los revoltosos que aún no entienden, o fingen, los alcances que tienen para el país plasmar las leyes y reglamentos que impulsen áreas neurálgicas para el despegue económico y social de México

Ahora, los dizque “profes” adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la “Educación”, están llamando a una “insurgencia magisterial” para oponerse a  la Ley General del Servicio Profesional Docente que solo requiere del visto bueno de la Cámara de Senadores para que entre en vigor, pese a quien le pese, porque ya es urgente que nuestros escolares reciban una educación de calidad y que los revoltosos “profes”, entiendan de una vez por todas, que su “movimiento” tiene el repudio de la mayoría de los mexicanos. Ya es tiempo que sepan que las minorías tienen que respetar a las mayorías.

Sí, fue un informe presidencial con un formato diferente, con un Presidente que no lo vimos leer o apuntador en un apacible recinto de Los Pinos, con invitados especiales y que no fue alterado por aquellos que tenía estrategias para provocar un escenario de violencia y enfrentamiento y que bien se hubieran tenido  cruento desenlace.

Hay que decirlo, el cambio de recinto no soluciona el problema, retarda lo inevitable, una colisión entre las autoridades y los grupos de agitadores sociales que habrá de llevarnos a un destino peligroso para el orden público.

NOTITAS DE “BOTEPRONTO”

—A ver, explíquennos, cómo está eso de que el próximo año tendremos un 19 por ciento más de turistas que llegan por avión. ¿No creen que sean expectativas demasiado “alegres”? Ojala y los turisteros locales no se entusiasmen demasiado con los pronósticos de Rodolfo López Negrete, el “picudo” del CPTM, digo, para que no salgan decepcionados.

—Ahora ya lo acordaron así que deben pasar a los hechos. Es muy posible, que con las auditorías, interna y externa-, que acordó solicitar la comisión de entrega-recepción que encabeza Susana Mendoza Carreño y donde están integrados los regidores del PAN, del PRD, del PV, a los de gobierno anterior que presidió Salvador González saldrán a relucir “muchas aclaraciones”. ¿Qué deben de esperar los vallartenses, que “ahí quede el asunto o procederán a fincar responsabilidades?

—Ah, y esperamos que los regidores se pongan de acuerdo para adecuarse a una realidad, donde la deuda pública se está volviendo impagable y los intereses de la misma siguen creciendo. Decídanse, no hay otro camino que restructurarla, y denle nuestros saludos a Bravo y González Reséndiz.

—¿Qué irá a informar Demetrio Guerrero en su primer informe a la ciudadanía? ¿Qué, qué?

Nos vamos. Sonrían y sean felices, si quieren, sino sigan amargándose su existencia. Nos leeremos el próximo martes DM.