Edificio “C” de laboratorios

Todo un acontecimiento para la educación de la región de Bahía de Banderas-Puerto Vallarta. El apreciable padre rector del Sistema Univa, Francisco Ramírez Yánez ha dicho, con profunda verdad; la mejor manera de hacer política es servir a quien deposita en nosotros su confianza; para mi esto es también un compromiso de los jóvenes para con sus padres y con ellos mismos, siempre ser mejores y valorar los esfuerzos de las instituciones educativas, es un devenir dialéctico.

El Edificio “C”, fortalecerá la Educación desde Puerto Vallarta

Cada construcción universitaria es una esperanza, sin duda, en cosechar mejores profesionales, con una mejor percepción de las necesidades de nuestra nación. El ofrecer educación de calidad en México no es tarea fácil. No se puede obviar de ninguna forma el momento histórico de lo que ha significado para el Occidente del país y para toda la nación el grandioso momento en el cual se conforma una de las instituciones de educación preocupada por servir con lo mejor de la educación a los que carecían de ella o la tenían trunca. Sobre todo en el nivel profesional.

El Edificio “C”, un paso a la educación del futuro

Como se sabe en la primera mitad del XX, el panorama para la educación en Jalisco no era demasiado claro; desde donde se observe los intereses sociopolíticos estaban entonces sin definición específica u orientada, sino por el contrario estaba dominado solamente por tres instituciones: la Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente . Por supuesto cada institución con sus objetivos sociales o de grupo y visión específica.  No olvidar que el ITESO está estimado como la institución más antigua e histórica, si se considera que los fundadores de éste, los jesuitas llegaron a finales del Siglo XVI, lo cual dio origen a la educación superior en la Nueva Galicia.

El Edificio “C” permitirá profesionales más competitivos

Pues bien, este breve recorrido me lleva a recordar la fundación de un instituto orientado a enseñar teología a seglares, fundado allá por 1957 y al cual se le puso el nombre de un papa recién fallecido Pio XII, ubicado en el centro de la ciudad de Guadalajara. Posteriormente este grupo respetado de padres jesuitas dejó al Arzobispado el manejar de esta incipiente institución educativa y fue monseñor Santiago Méndez Bravo quien despegó hasta lo que hoy conocemos como Universidad del Valle de Atemajac, con 50 años de ser reconocida como tal,  con certificaciones y acreditaciones de organismos nacionales e internacionales.

Hoy, la Univa en Puerto Vallarta, tercer plantel fuera de la zona metropolitana de Guadalajara está en plena consolidación, con ofertas académicas competitivas de acuerdo a las necesidades del mercado profesional con opciones atractivas para que sus egresados destaquen en una posición laboral exitosa o piensen en crear una empresa propia, con ello dar oportunidades de trabajo a sectores específicos de la sociedad. Por tal su compromiso debe ser de cara a las condiciones presentes y futuras con diagnósticos objetivos y aplicación de su identidad católica como seres humanos al servicio de su prójimo. Con la inauguración de su edificio de laboratorios se  estará en  mejor posición de egresar a  profesionales con esas características y los cuales requiere este Siglo; eso significa en estos momentos, Edificio “C” de Laboratorios

[spacer style=”4″ icon=”9998″]

Director General de la UNIVA-PV y Presidente del Consejo Político Universitario, Coordinador Nacional de Universidad- Empresa de la Asociación Nacional Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA), catedrático-investigador, Articulista-Conferencista, Miembro del Club Rotario Puerto Vallarta Sur. Consejero de la CANACO Servitur y miembro de COPARMEX.