J. Lino Rodríguez S, ejemplo

COLUMNAQuiero en esta ocasión versar mi admiración para describir a un hombre muy importante para nuestro país, preocupado permanente como nadie por servir; conocedor a fondo de los grandes problemas nacionales, especialmente por los jóvenes emprendedores universitarios. Ser humano actualizado para responder a los retos de la vida con la mejor sonrisa y la mano de amigo él es el Profesor Emérito José Lino Rodríguez Sánchez, secretario general de la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA).

Probo desde cualquier punto de vista para la academia, este hombre  fue señalado como subversivo por diseñar en 1975 un periódico; la dirección de su facultad en la UNAM; quien iba a imaginar que este hombre fuera uno de los emprendedores ejemplares y guías de generaciones de jóvenes innovadores a partir de un trabajo académico excepcional. Esa imaginación y sabiduría la obtuvo de su padre, Don Lino Rodríguez y la paciencia de su señora madre Angelina Sánchez; dos personas sencillas y humildes que le dieron con su ejemplo de trabajo y espíritu solidario a mi amigo José Lino las posibilidades de avance y consolidación en sus estudios realizados en la Máxima Casa de Estudios, la contaduría Publica le permitió descubrir las opciones viendo al frente un mejor país. Él es emprendedor de estructura, creador de fuentes de trabajo con responsabilidad innovadora y conciencia plena de lo que significa esto para una nación como la nuestra que siempre estará sedienta de nuevos talentos; el profesor emérito Lino Rodríguez es promotor de esto desde hace tiempo.

A mediados de los setentas cuando realizaba su servicio social, preámbulo que lo identifica con el emprendimiento conoció al que podría llamar su mentor e iniciador pronto se convertiría en su jefe y amigo, me refiero al contador público Arturo Díaz Alonso, otro enorme ser humano que lo conduciría con entusiasmo al terreno del emprendimiento. Este hombre originariamente iba a estudiar ingeniería civil, y como él mismo lo ha dicho “soñé que se me caían las casas”; posteriormente incursionó en su mente la medicina aunque al visitar una sala de urgencias,  aparató la idea de su mente.

Le dejo una de las reflexiones hechas por este magnífico ser humano del que tengo el honor de contarme entre sus amigos:

“La ANFECA en 1976 registraba 42 instituciones afiliadas parte de un México diferente que ya se nos fue. Nos gusta referirnos como la familia ANFECA, este título nace aquí en esta bella Ciudad y Puerto de Veracruz, les platico que en los años 79 – 80 fui testigo de cómo el profesor Héctor López saludaba con singular alegría y en veracruzano al maestro Heriberto Aja Carranza conocido como la Chía Aja y afectuosamente le decía “abuelo”, recuerdo que le comenté esta circunstancia al profesor Pallares diciéndole que yo los veía como una familia, al maestro Resa entonces Director General y al profesor Pallares les agradó esta identificación y desde entonces todos nos referimos con orgullo a la familia ANFECA”.

Autodefinido como  veracruzano orgulloso, humilde en su trato, lleva en su corazón sus orígenes de sangre, sus apegos traducidos en amistades inolvidables, orgullosamente veracruzano; “de la tierra del sol y el Tajín; tierra del petróleo y el huapango; zacatecano, chihuahuense, cabalga el Cerro de la Silla, es un enamorado de su patria para siempre, él es: J. Lino Rodríguez S, ejemplo

 [spacer style=”4″ icon=”9998″]

Director General de la UNIVA-PV y Presidente del Consejo Político Universitario, Coordinador Nacional de Universidad- Empresa de la Asociación Nacional Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA), catedrático-investigador, Articulista-Conferencista, Miembro del Club Rotario Puerto Vallarta Sur, Consejero de la CANACO Servitur y miembro de COPARMEX.