Gerard aceptó ser empresario y funcionario público

ABAJOCon sarcasmo y un toque de humor negro, el presidente de la Coparmex, Arnulfo Ortega pidió a Carlos Gerardo, director de Turismo municipal, que explicara a los empresarios cómo es que puede ser funcionario público, cobrar un cheque del gobierno y ser al mismo tiempo empresario.

“Quien a dos amos sirve con alguno queda mal”, le dijo el presidente de la Coparmex, recordándole ese viejo refrán popular.

Carlos jugaba nerviosamente con su “Blackberry” en la mesa y aguantó un poco más de 20 minutos, tiempo de la exposición del director de API, arquitecto Miguel Ángel García-Beltrán.

Frotaba nervioso el aparato, como si quisiera desaparecerlo, pero a la vez preparaba la respuesta.

“Tengo más”

En su turno frente al micrófono, dijo que en efecto, tiene “chamba” de funcionario público y es empresario naviero… “pero no solo eso, tengo diez empresas en total”.

Enseguida se tomó más de los diez minutos que oficialmente se da en los desayunos de trabajo de Coparmex a los invitados. Habló, habló y habló. Presentó en la pantalla una y otra y otra gráfica de lo eficiente que es como director de Turismo y hubiera continuado sin parar hasta que él mismo recapacitó y preguntó se había alargado por más tiempo su exposición.

Un sí, en alto tono, lo hizo sonreír, pero para entonces gran parte de los empresarias ya se habían retirado. Solo una mesa o dos se quedó para oírle y solo así dio por terminada su exposición.

El resto de las cosas que ocurrieron se les tengo que contar si en el transcurso de hoy a mañana se pone en claro algo que molestó a todos.

La historia me quema los dedos para relatar esos acontecimientos, pero voy a esperar a conocer lo que resulte.

Solo les digo que fue una presentación que sobrepasó el tiempo, que los empresarios tenían que llegar a su oficina.

Buenas intervenciones

Del resto del desayuno, es indudable que hubo detalles muy interesantes, como fue el dramático llamado a los empresarios por parte del director de la Asociación Civil Lumen Vitae, quien tiene varios años de trabajar en programas de rehabilitación de jóvenes y adultos que han caído en la delincuencia.

Asegura que ya están aptos para vivir dentro del orden, que quieren ser gente de bien y quieren trabajar… El clamor y la forma como mantiene su trabajo como misionero, conmueven. Nadie duda de su empeño, pero es difícil encontrarles un empleo.

José María Ruiz Méndez, es el director de esta Asociación Civil, sabe que hay factores en contra, pero en este desayuno de trabajo de Coparmex, le quedan experiencias que va a poner en práctica,

Tal es crear una empresa o varias empresas en donde estos hombres que se han rehabilitado, puedan ser sus propios empresarios.

Crear una blokera, crear artesanías o actividades que les permitan tener ingresos con su esfuerzo,

Como estos jóvenes y adultos, ex-convictos y gente que ha salido de una etapa de drogas, existen por miles en todo el país, representan un grave problema a la sociedad y para el gobierno, pero solo van a poder salir si se les guía a trabajar en pequeñas empresas creadas especialmente para que salgan adelante por sí mismos.