El Seapal en campaña

EL TRABUCO DE CÉSAR. Con la contratación del polémico Israel Enciso Paz, el priista César Abarca Gutiérrez parecía haber redondeado su equipo de precampaña para desplegar una estrategia con miras a la candidatura del PRI en el lejano 2015. Sin embargo, nada es suficiente para el joven político que se trepó a los cuernos de la luna cuando trascendió que era amigo personal de Aristóteles Sandoval, aunque en realidad ha quedado claro que su verdadera amistad es con Ricardo Villanueva, ese sí amigo personal del gobernador de Jalisco. La intención de César Abarca de integrar un equipo político en el Seapal Vallarta quedó ampliamente ratificada con la contratación de Iván Bravo Carbajal, a quien en un exceso de surrealismo político se le nombró Coordinador de Bebederos Escolares, lo cual hace temer la próxima contratación de un Coordinador General de Alcantarillas y otro Coordinador del Estacionamiento de la paraestatal. Pero más allá del ridículo nombramiento que se le otorgó, la contratación de Iván Bravo Carbajal es una concesión política a su hermano Javier, quien pese a estar ya identificado como el alcalde más corrupto en toda la historia de Puerto Vallarta sigue siendo considerado como un activo político del PRI y aliado obligado para todo aquel que pretenda ser candidato del PRI en las próximas elecciones.

LA PLATAFORMA POLÍTICA. Desde que el Seapal fue convertido en una fábrica de candidatos por Rodolfo González Macías en 1989, la paraestatal ha sido condenada a destinar gran parte de su presupuesto a la promoción personal de sus sucesivos titulares, porque a excepción del profesor Jorge Carlos García Chavira todos han acariciado en mayor o menor grado la posibilidad de saltar a la presidencia municipal. Por desgracia para ellos, el Seapal sólo ha dado dos candidatos en toda su historia, y de esos dos sólo uno consiguió ser presidente municipal. Sin embargo el dato no desanima a César Abarca, quien desde que asumió la dirección general de la empresa se ha dedicado a integrar un equipo de trabajo que responde a los diferentes grupos políticos del priismo local, en una clara señal de su disponibilidad absoluta a ser un candidato de unidad capaz de aglutinar a todos los frente políticos del PRI Vallarta. Perversamente, pese a que existe un acuerdo político del gobernador Aristóteles Sandoval, el joven César Abarca está decidido a cambiar la historia, estableciendo alianzas con la mayoría de los grupos para descarrilar a su ex concuño Andrés González Palomera. Por ello su primera decisión fue poner el Seapal a las órdenes de Rafael Yerena Zambrano, quien de inmediato incrustó a decenas de sus incondicionales en la nómina de la paraestatal.

UN ANIMAL POLÍTICO. Pese a su relativa juventud, César Abarca es el prototipo del político priista, formado principalmente a la sombra de Gustavo González Villaseñor. Sin embargo su éxito se debe más que nada a su olfato político que le permite acomodarse a las circunstancias. Así como por muchos años pregonó su devoción y lealtad hacia Gustavo González, hoy no desperdicia ninguna oportunidad para desmarcarse del diputado local, plegándose abiertamente a los deseos de Salvador González Reséndiz, quien en el trienio anterior lo rescató del desempleo y lo puso al frente de la oficina de Promoción Económica, desde donde César se dedicó a hacer precampaña por Aristóteles Sandoval en todo el 05 distrito. Por lo mismo, hoy César obedece más a Chava González que a Gustavo González Villaseñor, sabedor de que quien le habla al oído al gobernador es precisamente Chavita. Al mismo tiempo, en lo que se refiere al manejo del Seapal, César se ha puesto de manera incondicional a las órdenes de Enrique Dau Flores, quien a su vez le impuso a Ing. Javier Rojas como influyente asesor.

¡VAMOS CON TODO! Sin el menor remordimiento, César Abarca colocó a sus amigos de toda la vida en posiciones secundarias, destinando los cargos de primer nivel para personajes que responden a intereses políticos que serán claves al momento de las definiciones políticas del 2015. Uno de los pocos amigos que logró asumir un cargo de importancia fue la jovencita Yael Barbosa, quien fungía como responsable del área de Comunicación Social desde el inicio de esta administración, sin embargo en días pasados César Abarca decidió removerla del cargo para contratar en su lugar a Israel Enciso Paz, un polémico consultor político que ha estado muy de moda en los últimos años en toda la región, al grado de haberse convertido en el principal asesor del alcalde de Bahía de Banderas, Rafael Cervantes Padilla, quien finalmente lo despidió por los conflictos políticos que generó al interior de su grupo político. Hoy Israel Enciso es quien lleva la batuta del proyecto político de César Abarca con miras a convertirlo en el candidato del PRI Vallarta. Por desgracia esa enorme atención que César ha puesto en su proyecto político ha provocado un descuido en el funcionamiento del Seapal Vallarta, que ha registrado un evidente descenso en la calidad de los servicios que presta. Como nunca antes las colonias del puerto registran un frecuente desabasto de agua y reducción importante en la presión del suministro, aunque la versión oficial asegura que esto se debe a la realización de trabajos de mantenimiento que no se habían hecho en los últimos 6 años a pesar de su importancia.

POSDATA. Más allá del cambio de imagen institucional, al dotar de un nuevo logotipo a la empresa y dotar de hijos y esposa a la mascota Gogo, el trabajo de César Abarca en estos primeros 8 meses de su gestión ha sido irrelevante. Al grado de que el único departamento que está dando excelentes resultados es la Gerencia de Calificación y Catastro, donde Jorge Luis García Delgado está logrando números  extraordinarios en el cobro de agua, aunque por desgracia eso se debe a la decisión inconstitucional de cortar el suministro de agua a quienes deban más de dos recibos, práctica que ningún otro organismo en todo el país se ha atrevido a realizar por estar expresamente prohibido en la Constitución.

VOX POPULI. El abandono en el que César Abarca mantiene al Seapal Vallarta es evidente en áreas como la de Transparencia, donde se incumple con la obligación legal de publicar en tiempo y forma las nóminas del organismo, al grado de que en su portal de internet la última nómina que se exhibe es la de la segunda quincena de marzo de este año, mostrando un atraso de seis meses que no puede ser más que intencional, sobre todo en un organismo que presumía ser la vanguardia nacional. Tampoco se cumple con la obligación de difundir con claridad los montos que el Seapal destina al pago de publicidad en diversos medios de comunicación, área en la cual César ha sido muy generoso con decenas de medios de comunicación que prácticamente sobreviven del dinero de ese organismo pese a no contar con la mínima circulación, ya sea real o virtual. El blindaje mediático que César Abarca disfruta en Puerto Vallarta representa un gasto millonario para el Seapal Vallarta sin que ello implique un beneficio para la sociedad vallartense en su conjunto.