El destape de Gustavo

LA CUMBRE DE LAS PALMAS. “Que les quede claro, nuestro amigo Gustavo González Villaseñor será el próximo presidente del PRI en Puerto Vallarta”, manifestó el pasado fin de semana en Las Palmas el diputado federal Rafael González Reséndiz, durante una reunión de convivencia sostenida con la base priista de esa delegación. De esa forma se hizo público un acuerdo político que se alcanzó en las cúpulas priistas estatal y local para reactivar una dirigencia tricolor que ha estado en shock desde la derrota de julio pasado. Por lo mismo, la actual presidenta del CDM del PRI Vallarta, Gloria Palacios, ha manifestado en todos los tonos posibles su deseo de abandonar el cargo para dedicarse de tiempo completo a buscar su próxima chamba, responsabilidad que le fue conferida al representante del gobernador en Vallarta, Andrés González Palomera, quien deberá encontrar muy pronto el espacio desde el cual Gloria Palacios seguirá prestando sus importantes servicios a la sociedad vallartense. Aunque estatutariamente Gloria Palacios debe continuar al frente del PRI hasta el año entrante, en la práctica las tribus priistas coincidieron en la necesidad de adelantar el cambio para reactivar a un partido que, como el huracán Raymond, permanece estacionario en sus oficinas de Río Grande y Río Bravo.

GUSTAVO, EL BOMBERO DEL PRI. Ante el calentamiento de algunos priistas por ocupar el cargo que dejará vacante Gloria Palacios, los que opinan en Puerto Vallarta no tardaron mucho en convencerse de que la única opción que tienen en este momento se llama Gustavo González Villaseñor, especialmente por su condición de diputado local que le garantiza un jugoso sueldo mensual que le permitirá hacer política sin estarse quejando de que no hay dinero. Si cuando Gustavo González fue presidente municipal le entregada al PRI 120 mil pesos mensuales producto de las cuotas de los militantes que trabajaban en la presidencia, ahora Gustavo no recibirá ni un quinto proveniente de palacio debido a la derrota de julio pasado que sacó al PRI del gobierno municipal. La única opción viable de financiamiento será un pase de charola entre los nuevos funcionarios del Seapal Vallarta que llegaron a la paraestatal con César Abarca, sin embargo es posible que el propio director del Seapal se niegue a esa posibilidad aduciendo un respeto a las formas. En realidad César Abarca ha sido quien más se opone a que Gustavo González asuma la presidencia del PRI Vallarta con el argumento de que carece del perfil que el PRI Vallarta requiere en estos tiempos. Según Abarca el PRI necesita un presidente combativo, como si alguna vez en su historia el priismo local hubiese tenido un líder combativo. Por suerte para Gustavo, los razonamientos de César Abarca no encontraron eco a nivel estatal.

UN BUEN ALUMNO. Tras haberse enfrentado abiertamente al entonces candidato Aristóteles Sandoval el líder cetemista, Rafael Yerena, demostró que el que se quema con leche hasta al jocoque le sopla, así que el cetemista fue el primero en dejar muy claro que el próximo presidente del PRI Vallarta será el que el señor gobernador quiera. Y Aristóteles estuvo de acuerdo en que Gustavo asuma la dirigencia, luego de un proceso de auscultación que dejó claro que Gustavo no solo es la mejor opción, sino que es la única. Antes que Gustavo, se analizó la posibilidad de que el dirigente del PRI fuera Andrés González Palomera, quien una y otra vez se negó a tal posibilidad, extrañado seguramente de que César Abarca fuera su principal promotor en esa encomienda. No es fácil adivinar los motivos de César para oponerse a la llegada de Gustavo al PRI Vallarta: sospecha que desde el Partido operará políticamente para que Andrés González Palomera sea el próximo candidato de unidad, en cumplimiento del acuerdo político signado por el propio Aristóteles a principios del año pasado, cuando Andrés aceptó disciplinarse ante la imposición de Adrián Méndez como candidato del PRI a la presidencia municipal.

PESCADORES GANANCIOSOS. Quienes creían que la biología se encargaría finalmente de rescatar al priismo vallartense del cacicazgo de Rafael González Pimienta, quien ha impuesto candidatos una y otra vez en los últimos 20 años, hoy ven con tristeza que el político ixtapense se ha renovado y multiplicado por dos en la figura de sus hijos Salvador y Rafael. Y es que a pesar de haber dejado a Puerto Vallarta convertido en zona de desastre, los hermanos González no tienen el mínimo interés por sacar las manos de Puerto Vallarta, con miras a recuperar la presidencia municipal con uno de los suyos, especialmente con Rafael, quien estaba proyectado para ser presidente municipal y por un accidente de la política le fue arrebatada esa posición por su hermano Salvador. Apenas en el 2005 Salvador González Reséndiz se burlaba de su hermano y sus amigos que habían decidido incursionar en la política, mientras que él prefería dedicarse a los negocios. Pero en diciembre del 2005 conoció a Javier Bravo y ya no logró separarse de él hasta que lo convirtió en candidato a la presidencia municipal, desplazando a Rafael, quien había heredado el nombre y la sangre política de su padre. Hoy por desgracia Rafael González carga a cuestas el desprestigio de su hermano Salvador González y difícilmente podrá aspirar a ser presidente municipal de Puerto Vallarta en el corto y mediano plazo. Su carisma y su juventud le permitirán estar en la pelea durante los próximo 20 años, por lo menos, sin embargo la sombra del pésimo desempeño de su hermano siempre lo acompañará, especialmente porque Rafa siempre dejó muy claro que él fue el principal asesor en las decisiones que Salvador tomó siendo presidente municipal.

POSDATA. Lo más divertido de todo este relajo es que el más interesado en asumir la presidencia del PRI Vallarta es el propio Gustavo González Villaseñor, quien luego de pasar algunos años en la sombra tras su salida de la presidencia municipal ha rencontrado su enorme gusto por la política y hoy se muestra como pez en el agua ante los reflectores, promoviéndose en los medios de comunicación como nunca antes lo hizo. La pregunta que todos se hacen es en torno a los motivos que tiene Gustavo para regresar de lleno a la escena política. Él asegura que le interesa contribuir al rescate de la alcaldía con Andrés como candidato, pero otros sospechan que Gustavo quiere ser el tercero en discordia en caso de que el escenario se polarice entre Andrés González y César Abarca.

VOX POPULI. El Servicio Meteorológico Nacional confirma que el huracán Mochilas continúa estacionario frente a las aguas del malecón, alcanzando ya categoría cuatro, ocasionando el enésimo despido de un funcionario municipal de primer nivel. En esta ocasión sale el director de Comunicación Social, Enrique Plascencia, y entra en su lugar María del Rocío Ramos, quien sorprendentemente no proviene de las oficinas de la lechera Sello Rojo, sino que trae el sello de Tlajomulco, lo cual pudiera ser un indicio de que Ramón Guerrero finalmente está atendiendo las sugerencias de Enrique Alfaro.