Ahorro, política hacendaria

Con la aprobación del recorte a sueldos de la “Alta Burocracia” de nuestro país se da un paso importante en el saneamiento económico nacional lo cual llevará al crecimiento esperado y a una mayor confianza social, esto sin contar con el significativo ahorro que el caso traerá consigo.

Contener la obesidad burocrática del sector público en el 70%, según se dijo en comisiones ya entrada la madrugada del viernes 26 de octubre, misma que se dijo aumentó a un ritmo anual del 6.5 % en el pasado sexenio y me parece sensato el 2% que se prevé para el 2015. Esto es , en otros términos un recorte de salarios de la llamada alta burocracia del 5%. Es a todas luces un acto político por parte de la actual administración con señales claras de ajustar nuestra economía para arrancar un crecimiento decidido. En ese sentido, me enteré que serán abatidos otros privilegios como: viáticos, remodelación de oficinas, uso de vehículos oficiales, telefonía y combustibles fuera de los rangos sensatos.

Cito (información publicada en diarios nacionales):

El dictamen aprobado en las comisiones de Hacienda y Estudios Legislativos Segunda del Senado de la República establece que:

  • El Ejecutivo federal, por conducto de las dependencias competentes, establecerá los criterios generales para promover el uso eficiente de los recursos humanos y materiales de la administración pública federal, a fin de reorientarlos al logro de objetivos, evitar la duplicidad de funciones, promover la eficiencia y eficacia en la gestión pública, modernizar y mejorar la prestación de los servicios públicos, promover la productividad en el desempeño de las funciones de las dependencias y entidades y reducir gastos de operación.
  • Dichas acciones deberán orientarse a lograr mejoras continuas de mediano plazo que permitan, como mínimo, medir con base anual su progreso.
  • En materia de bienes y servicios, los ejecutores de gasto deberán racionalizar el gasto de los servicios de telefonía.

El gasto público del sexenio anterior llegó a un  billón 281 mil 786 millones de pesos durante esos años.

  • En el sexenio anterior incurrió en un sobre ejercicio del gasto público por un billón 281 mil 786 millones de pesos durante los seis años de administración, el cual fue financiado con deuda pública, principalmente, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
  • En tanto, el no programable, que es el etiquetado o reservado para el pago de deuda y operaciones de saneamiento financiero de las instituciones o programas de apoyo a los ahorradores de la banca disminuyó en 188 mil 777 millones de pesos.
  • Así, la diferencia entre gasto programable y el no programable dio como resultado un sobre ejercicio de un billón 281 mil 786 millones de pesos que fue financiado con deuda pública, principalmente.

El consenso se dejó sentir en la Cámara Alta, la propuestas fueron iniciadas en el pleno de ésta desde el jueves pasado cuando se aprobó la Ley Aduanera y el Código Fiscal de la Federación, por lo cual como lo mencioné anteriormente en la madrugada del viernes se llegó a la aprobación de la Ley de Coordinación Fiscal y la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, esto es sumamente importante si no alejamos llamada de lo que significará para el futuro de nuestro país.

Sería otro acierto extender este procedimiento de austeridad a los poderes Legislativo y Judicial, con el mismo objetivo descrito y garantizar ante el pueblo que se está en una nueva era de credibilidad, transparencia, con paso firme hacia el Ahorro, Política Hacendaria.

[spacer style=”4″ icon=”9998″]

Director General de la UNIVA-PV y Presidente del Consejo Político Universitario, Coordinador Nacional de Universidad- Empresa de la Asociación Nacional Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA), catedrático-investigador, Articulista-Conferencista, Miembro del Club Rotario Puerto Vallarta Sur. Consejero de la CANACO Servitur y  miembro de COPARMEX.