Aprendiendo a VivirGente PV

Una Advertencia a tiempo

01El ser humano se mueve en tres esferas de la vida; Física, Mental y Espiritual, cada una está ligada con la otra, por tal motivo es muy importante que se encuentren en una verdadera armonía.

 

Como cada año en el mes de Octubre se ve llegar  la celebración de Halloween, mejor conocida como Día de Brujas.

Y es increíble que siendo un pueblo que se dice Católico creyente del Dios viviente, y cada Domingo van a misa a escuchar la Palabra de Dios, y por si fuera poco hasta comulgan, los padres de familia se presten a que sus hijos participen en esta festividad, siendo el gancho los dulces para hacerles creer a los pequeños que no tiene nada de malo. ¿Cómo puede ser algo contrario a Dios, si obtengo dulces por lucir un disfraz y tocar a una puerta y pedir una golosina? Necesitamos ser congruentes con la Fe que profesamos.

 

Psicológicamente hablando, el ser humano se encuentra desequilibrado mentalmente cuando no armonizan las tres esferas de su vida. Cuando se brinca la lógica del equilibrio, entre lo que pienso, siento y hago.

 

Lo que más quieres en esta vida son  tus hijos, no los espongas a que participen de esta celebridad, tu sabes muy bien que es Satánica, no permitas que los maestros mal informen a tus hijos celebrando en las escuelas esta horrible fiesta.

Dijo Dios:

 

“Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego,  ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quién consulte a los muertos. Porque es abominación para Jehová tu Dios  estas  cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones delante de ti. Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.” (Deuteronomio 18: 9-13).

 

El Lic. Eduardo R. Cattaneo menciona:

Halloween significa “All hallow’s eve”, palabra que proviene del inglés antiguo, y que significa “víspera de todos los santos”, ya que se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. Sin embargo, la antigua costumbre anglosajona le ha robado su estricto sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un retorno al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos.

 

Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas:

 

¿Es que, con tal que se diviertan, podemos aceptar que los niños al visitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos en las puertas, etc.)? Respecto de la conducta de los demás se puede leer el criterio de Nuestro Señor Jesucristo en Lc 6,31.

 

“¿Qué experiencia (moral o religiosa) queda en el niño que para “divertirse” ha usado disfraces de diablos, brujas, muertos, monstruos, vampiros y demás personajes relacionados principalmente con el mal y el ocultismo, sobre todo cuando la televisión y el cine identifican estos disfraces con personajes contrarios a la sana moral, a la fe y a los valores del Evangelio?”

 

Si aceptamos todas estas ideas y las tomamos a la ligera en “aras de la diversión de los niños” ¿Qué diremos a los jóvenes (a quienes durante su infancia les permitimos jugar al Halloween) cuando acudan a los brujos, hechiceros, médiums, y los que leen las cartas y todas esas actividades contrarias a lo que nos enseña la Biblia?

 

Como cristianos, mensajeros de la paz, el amor, la justicia, portadores de la luz para el mundo ¿podemos identificarnos con una actividad del enemigo de Dios? Llegaremos a la conclusión de que el Halloween y que todas sus connotaciones son nocivas y contrarias a los principios elementales de nuestra fe.

 

Lic. Livier Nazareth

Psic. /Tanatóloga, Especialista en Crisis Familiar y de Pareja, Terapia por la pérdida de un ser querido. Citas 22 5 82 63.

livier590@hotmail.com