EPIGRAMA

Mis perros y fotos del recuerdo. 108MISTERIOSA MUERTE DE LA CATRINA. Tras ciento tres años de existencia, la dama del sombrero francés con plumas de avestruz, originalmente conocida como la “calavera garbancera”, creada al natural por José Guadalupe Posadas para representar la ostentación de los pobres, y posteriormente vestida por Diego Rivera para pasear con ella en la Alameda, falleció misteriosamente este dos de noviembre. Se sospecha asesinato tras haber encontrado en su sombrero una nota que decía: “Tenía que morir a la mexicana”. (Diario La Ilusión).

 

Con gritos de indignación

reclaman en cada esquina

¡quién mató a nuestra Catrina!,

propiedad de una nación

 

sin derrotero y sin plan,

con gente noble y sencilla

que quiere comprar mantilla

sin tener para el chaflán.

 

Si se acaba la ilusión

de amar lo que se nos muere

y matar lo que se quiere,

fallece la tradición.

 

Entre dimes y diretes,

se supo que la asesina

de nuestra amada Catrina

fue la implacable diabetes.

 

Con pesar, la secretaria

de Salud y de Asistencia

comunicó en conferencia

que la causa más primaria

 

del lamentable deceso

que sufrió la garbancera

fue haber hecho calaveras

con azúcar en exceso.

 

Y si morimos mañana,

vamos a tener la suerte

de que la causa de muerte

sea diabetes mexicana.

 

¡Ay, ay, ay!