Sólo uno de cada tres aspirantes a Policía tapatía es confiable

policiasdesconfiablesLa Secretaría de Seguridad Ciudadana informa que de 100 becarios evaluados, 68 reprobaron y 32 fueron contratados

Sólo uno de cada tres aspirantes a ingresar a la Policía de Guadalajara  logra aprobar las pruebas de control de confianza, y el resto tiene que ser rechazado, así lo muestra la información expuesta por el secretario de Seguridad Ciudadana, Carlos Mercado Casillas, luego de que becarios expulsados de la institución lanzaran cuestionamientos contra su proceso de selección.

La Secretaría tuvo que dejar fuera de su Academia a 68 becarios que querían ser policías, pero que resultaron no aptos en los exámenes que se les aplicaron, mientras que 32 sí obtuvieron conclusiones positivas, por lo que fueron contratados como nuevos elementos de la institución.

Ahora es más difícil ser policía. La certificación a la que obliga la legislación y que se obtiene con las pruebas de confianza, es un requisito indispensable para mantener el lugar dentro de una corporación, pero también para ingresar y ser ascendido a nuevos puestos.

Por la mañana, un grupo de jóvenes becarios rechazados por la Policía tapatía, acompañados del regidor del Movimiento Ciudadano, Salvador Caro Cabrera, hicieron distintas críticas a la corporación, por ejemplo, que no estaban al tanto de que la certificación era un requerimiento para ingresar; que se les sacó al Centro Histórico a vigilar; que se les pagó cinco mil 737 pesos mensuales cuando su talón decía 11 mil 475 pesos; que se les quitó su tiempo pues estuvieron en el curso para finalmente ser expulsados, etc.

Posteriormente, Mercado Casillas clarificó que a los becarios se les informa desde un inicio cuáles son los requisitos legales para ser policía, dentro de los cuales la certificación es insoslayable; también que su salario es el de la mitad de un oficial, y mostró uno de los talones donde se especifica la leyenda “Recibí cheque por la cantidad de cinco mil 737 pesos”.

El secretario explicó que a los becarios se les da una formación durante tres meses, en conocimientos teóricos sobre derecho, desarrollo humano, derechos humanos, y otros contenidos cívicos, pero no de tipo táctico ni uso de armas, pues estos se brindan hasta que el aspirante demuestra que es apto -mediante las pruebas de confianza-, y entonces sí ingresa a la corporación, donde es instruido otro par de meses en materias policiales prácticas.

Los recorridos que hicieron en el Centro Histórico y en el corredor de Chapultepec, aseveró, fue parte de su formación inicial, pero tenían la orden expresa de no hacer detenciones, sino de reportar vía radio cualquier evento que lo mereciera.

Sin embargo, por la mañana, uno de los becarios expulsados de la corporación acompañado por el regidor Caro Cabrera, y molesto por la determinación -proveniente del Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza de Jalisco-, advirtió:

“Llevamos una preparación de cinco meses ya, llevamos técnicas y tácticas, sabemos de balística, criminalística, psicología, llevamos lo que es derecho, desarrollo humano, defensa personal, lo que le pregunto al presidente municipal, al gobernador, a quien se pueda, al que pueda responder y los tenga bien puestos para respondernos, que nos diga qué es lo que quiere: ¿policías o quiere más crimen?, porque para eso nos están instruyendo; nosotros queremos estar en la corporación, pero si quieren otra cosa pues gracias por prepararnos”.

El regidor exhortó al presidente municipal, Ramiro Hernández García, a que presente un informe sobre el proceso de selección de oficiales, y dijo: “Nosotros no tenemos la capacidad de generar nuevos policías, mientras el crimen organizado recluta lamentablemente a cientos de jóvenes; y jóvenes que están aquí, que quieren hacer las cosas bien, que quieren servir a la sociedad, están cerrándoles el camino por autoridades y directivos ineptos en la Policía de Guadalajara”.

Para saber

Lo que está sucediendo con los aspirantes a la Policía de Guadalajara está lejos de ser un fenómeno exclusivo de la ciudad. De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, sólo cuatro de cada 10 personas que han intentado ser policías en las fuerzas estatales y municipales de todo el país lo han logrado, el resto -la mayoría- no, por los efectos que están trayendo estos controles.