Consejos de una abuelita modernaGente PV

¿Por qué esperar?

01¿Por qué esperar hasta el día de mañana para decir un: Te quiero?

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para pedir…? ¡Perdón!

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para conceder…? ¡Una sonrisa!

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para volver a…? ¡Creer en el amor!

 

Recuerda que el pasado ya se fue y por más que queramos detenerlo… ¡Jamás volverá!

 

El mañana… ¡Tal vez nunca llegará!… pero si no ponemos atención al presente… cuando recapacitemos, se convertirá en pasado y… ¡Se lamentará!

 

Nos estamos acostumbrando a darle tiempo al tiempo; a desperdiciarlo absurdamente; a no darle la importancia debida…

 

Con tanta tecnología a nuestro alcance, es cierto que nos hace la vida más fácil, pero sólo en apariencia…

 

Podemos comunicarnos con nuestros seres queridos sin importar tiempo y distancia; sin embargo, en forma ilógica, cuando la familia está reunida… por lo menos alguno se encuentra presente en cuerpo, aunque por desgracia su mente está ausente, ya que su atención está puesta en… ¡Un aparato electrónico!…

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para hacer un pacto familiar…? ¡Apagando celulares, televisores y vídeo juegos!

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para tener una agradable y muy constructiva reunión familiar? Respetando gustos, ideales, diferentes puntos de vista de todos y cada uno de sus miembros, sin importar edad, ni sexo.

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para evitar: insultos, burlas, preferencias, intrigas, mentiras, chantajes, comparaciones, infidelidades…? si sabemos que con esa actuación errónea, en lugar de unir a la familia, provocamos que… ¡Poco a poco se desintegre!

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para platicar en paz, alegría y armonía con nuestros seres queridos?

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para compartir deseos, ilusiones, temores, éxitos, necesidades y gozar diversas experiencias vividas…?

 

¿Cuántas veces los adultos estamos tan enajenados en los propios problemas, que se nos olvida, que no sólo a nosotros nos afectan…? ¡Sino que a todo el entorno familiar! Porque sin darnos cuenta, tenemos el ceño fruncido, todo nos molesta, hasta el carácter nos cambia… ¡Y es entonces cuando la fuerza del amor debe entrar en acción!

 

Si exponemos en una reunión familiar todo lo que nos inquieta, como si se tratase de terceras personas, y pedimos el punto de vista a cada hijo, preguntando lo que haría en su lugar… ¡Nos sorprenderemos cuando las criaturas, en forma sencilla nos dan la respuesta!

 

¿Por qué esperar hasta el día de mañana para volver a…?

¡Jugar como un niño!.¡Rescatar la convivencia familiar!

¡Traer de nuevo la alegría, armonía y paz a nuestro hogar!

Por qué esperar el hasta día de mañana… ¡Si en éste instante… lo puedes lograr!

 

Cariñosamente A.I.