El Seapal Vallarta se moderniza

RODOLFOUN BUEN COMIENZO. Tras un inicio de gestión dedicado casi por completo a la integración de un equipo político con miras al 2015, el director del Seapal Vallarta César Abarca se enfoca en lo más importante, el fortalecimiento de la infraestructura técnica del Seapal. Y es que durante seis años el organismo paraestatal vivió prácticamente del cuento, beneficiado por su privilegiada condición de tuerto en un país de ciegos. No es ningún secreto que en México el área de tratamiento de aguas residuales y la distribución de agua potable es zona de desastre, aunque la mayor parte del país tiene acceso a agua potable de buena calidad, la disposición de las aguas negras es un gravísimo problema debido al alto costo que representa. El abasto de agua potable es un problema en las grandes ciudades, donde muchos ciudadanos sólo reciben agua mediante pipas y otros tantos tienen la suerte de recibirla en sus casas en reducidas cantidades. El Distrito Federal es un ejemplo de todo eso, por eso el caso de Puerto Vallarta sobresale a nivel nacional por la calidad y cantidad de agua potable que distribuye y la cantidad de aguas residuales que procesa cada año. Por lo mismo, en el plano nacional el Seapal brilla con una enorme luz propia, sin embargo ese resplandor  no permite ver los puntos negros del organismo que gracias a su abundante presupuesto siempre ha contado con un trato generoso de parte de la prensa local.

 

EL DERRUMBE DEL MITO. Pero, más allá de los diplomitas que año con año recibe el Seapal Vallarta en las reuniones nacionales e internacionales de los organismos operadores de agua potable, existe un organismo que se aproxima peligrosamente a su fecha de caducidad. Tras muchos años de ser un sistema vetusto y anticuado, el Seapal Vallarta recibió su primera gran modernización en 1989 con la llegada de Rodolfo González Macías, quien por su formación técnica tuvo claras las deficiencias del organismo y se enfocó en su corrección. En ese tiempo la planta de tratamiento centro empezó a funcionar como tal y el hedor que envolvía a toda la zona prácticamente desapareció. Al mismo tiempo se aplicó una campaña para erradicar las fugas de agua debido a que por ese problema el Seapal perdía casi la mitad del agua potable que producía. Decenas de famosos empresarios pasaron aceite cuando el Seapal les descubrió sus tomas clandestinas que habían instalado gracias a la complicidad de empleados del organismo. La tercera fase de la modernización consistió en la construcción de  un enorme colector de 12.3 kilómetros de largo que iniciaba en Conchas Chinas y terminaba en la planta de tratamiento Norte. Pese a la urgencia de la obra, Rodolfo González Macías enfrentó una enorme oposición de parte de los panistas del viejo Vallarta, quienes se negaron a avalar la obra que literalmente partió por la mitad a la ciudad en una complicada operación de corazón abierto.

 

EL FUTURO NOS ALCANZÓ. Como complemento del gran colector se construyó la moderna planta de tratamiento Norte II, gracias a un novedoso esquema de financiamiento extranjero. En aquella época se hablaba del futuro como algo que tardaría mucho en llegar, pero ese futuro ya es pasado. Hoy el enorme colector central ha literalmente desaparecido en algunos de sus tramos, lo que ha obligado a la nueva administración a gestionar recursos millonarios para su reconstrucción. Lejos de establecer un diagnóstico preciso y hacerlo público, el anterior director del Seapal Humberto Muñoz Vargas prefirió ocultar la precaria condición del organismo, optando por la simulación para presentarse como un exitoso director de la paraestatal. De manera casi clandestina Humberto Muñoz Vargas intentó la rehabilitación del colector en el tramo que cruza Fluvial Vallarta, donde por más de dos años se ha obstruido parcialmente el tráfico, generando un foco de contaminación en la zona por el mal olor que despide la obra, sin que nadie pudiera explicar la naturaleza de los trabajos. La realidad era que el colector había desaparecido, dejando en su lugar un túnel de material natural que podía colapsarse en cualquier momento. Dedicado de lleno a su campaña política por la candidatura del PAN, Humberto Muñoz mantuvo el mito del Seapal como una empresa líder a nivel nacional, mientras en sus entrañas todo se empezaba a derrumbar.

 

CORRIGIENDO EL RUMBO. Hoy con César Abarca el Seapal tiene un diagnóstico exacto de su cruda realidad, por eso la semana pasada se iniciaron los trabajos para reconstruir 1.4 kilómetros del colector ubicados entre el rastro municipal y la planta de tratamiento, con una inversión de 74.3 millones de pesos, de los cuales 44.3 fueron gestionados a fondo perdido ante el gobierno estatal y federal, siendo de 30 millones de pesos la aportación directa del Seapal Vallarta. Durante los próximos tres meses la Av. México será un infierno debido a los trabajos de reconstrucción del colector, que ahora será dotado de un recubrimiento de hierro dúctil que tendrá una vida garantizada de 100 años. El material anterior del túnel ni siquiera duró 18 años debido a la corrosión generada por los gases del drenaje. Al mismo tiempo el organismo realiza trabajos de mantenimiento de toda la ciudad, provocando que amplios sectores del municipio resientan la falta del suministro, como ocurrió la semana pasada cuando cerca de 90 colonias padecieron deficiencias en la red de agua potable. Sin temor al desgaste político, César Abarca ha entendido que hay que asumir riesgos en aras de la modernización de la empresa con la certeza de que en el mediano y largo plazo el resultado redundará en un bien ganado prestigio personal.

 

POSDATA. El cambio en el manejo institucional de la imagen del Seapal ha sido muy positivo, por primera vez en su historia los empleados del Seapal están recibiendo el reconocimiento que merecen al ser presentados ante la sociedad como pilares del organismo gracias a una atinada estrategia de comunicación social a cargo de Israel Enciso Paz, sin embargo el joven tendrá que decidir entre dedicarse de lleno a su trabajo en el Seapal o mantenerse como operador político de algunos priistas y columnista político de algún medio local. Enciso sigue siendo el encargado de promover las actividades del diputado Rafael González Reséndiz al tiempo que hace lo propio en el Seapal Vallarta y se mantiene como columnista político del Meridiano. Tres frentes que difícilmente son compatibles en el mediano y largo plazo.

 

VOX POPULI. Y a propósito de diputados, esta tarde a las 18:00 horas el diputado local Gustavo González Villaseñor rendirá su primer informe de resultados en el edificio de la Unirse. Gustavo atraviesa por su mejor momento político desde que dejó la alcaldía en el 2006 ya que el 7 u 8 de diciembre será designado presidente del CDM del PRI. Antes, el 28 de noviembre, recibirá en Guadalajara el Micrófono de Oro de parte de la Asociación Nacional de Locutores Sección Jalisco como reconocimiento a su trayectoria como locutor. Gracias a su voz aterciopelada, Gustavo González forma parte de una generación de voces privilegiadas que durante muchos años le dieron un tinte mágico a una radio que hoy está atestada de verduleros y lavanderas que piensan que el mejor locutor es el que grita más fuerte y dice más pendejadas por minuto.