Gente PVPlumazos

Códigos Dominantes

01Hoy la percepción social se reproduce a través de la producción mediática. A partir de este señalamiento me es necesario distinguir que las imágenes publicitarias llevan a pautas de desigualdad o discriminación humana. La significación es estructural, bien puede ofender a cierto grupo de personas o cobrar simpatías constantes. El mensaje es dañino o genera bienestar o bien llega a disparar el estrés, según sea el caso. Me propongo realizar un análisis serio de estos aspectos hasta donde me sea posible la interpretación.

Contemplo varios anuncios, sobre todo espectaculares con conceptos aparentemente inofensivos y significativos como el de una bebida espirituosa donde una chica admira a su novio porque es consumidor de la producción de la marca. Seguro muchas otras mujeres están convencidas del valor de sus novios o compañeros por la acción de consumir un costoso licor. A lo que se ha llegado, una bebida convierte en macho a una persona ante la cobardía de los demás al no seleccionar ese producto. Me inquietan esos comportamientos que llegan a desembocar en el llamado bullying, en serio apreciable lector; he sido testigo de esto entre amistades y compañeros de trabajo, sus comentarios al respecto son ofensivos y mordaces.

Me hubiera gustado meterme en la cabeza y buscar entre los pensamientos del creativo mercadologo o publicista para determinar en qué ideas soportan sus mensajes, sus significados son altamente persuasivos, pensemos que si vemos llegar a una persona con las compras que realizó en un “súper” reconocido como para personas de bajos recursos económicos, de inmediato se le señala como pobre; “mira, fue de compras a la tienda de la economía, no tiene estilo, es del montón, yo no pisaría un lugar tan jodido, prefiero aguantarme el hambre”; es una reproducción de imágenes que se extiende a todos los ámbitos donde la persona señalada actúa, en su trabajo, en centros de esparcimiento, en todo lugar que frecuente será el pobre del grupo.

Tema interesante sin duda para muchas personas, para otras el asunto es más cerrado si  se parte de las representaciones mediáticas como forma indirecta de ofensa cultural. La creación de imágenes sociales, desde mi punto de vista tendrían que estar dirigidas a mejorar los niveles de convivencia entre géneros; si analizo solamente una parte mínima de las relaciones humanas y las emisiones mediáticas no obviaría otras actividades básicas y suntuosas, alimentos de categoría, ropa de marca, lugares de esparcimiento diverso.

Sitios todos con imágenes sugestivas, unas de rechazo, otras proyectivas, otras más proclives a la construcción de mensajes futuristas. En este sentido la Semiótica de Umberto Eco pone sobre la mesa cadenas de significación, lo cual me lleva a comprender la diversidad de las representaciones; fantasía, deseo y goce que las personas requieren para existir, más aún: los trabajos de Stuart Hall, famoso teórico de la cultura y de la sociología y Raymond Williams, me permiten presentar las premisas básicas de donde realicé el análisis mediático: 1. El mismo hecho puede ser codificado y representado en más de una manera; 2. El mensaje siempre contiene más de un significado potencial, además del que está más codificado, y 3. Todos los mensajes tienen el potencial de ser interpretados de distintas formas.

Por último me gustaría dejar claro que los ajustes conceptuales no rechazan a los términos de  dominación, éstos son interpretados según convenga a los participantes del sistema social en el cual se desenvuelven sus actividades.