Gente PVMarcando Tendencias

Valve: Una empresa sin jefes

Valve 02¿Alguna vez te has imaginado trabajar en una empresa en la que no haya jefes y todo el mundo sea igual, en donde puedas sentarte en cualquier lugar, elegir en qué quieres trabajar o hasta decidir el salario de tus compañeros? Pues ese utópico lugar existe y se llama Valve.

Lejano a lo que muchos pudiéramos pensar, Valve es una empresa estadounidense ubicada en Seattle que se dedica a desarrollar videojuegos. Es mundialmente conocida por haber concebido el juego Half-Life y/o Counter-Strike.

Valve causó revuelo cuando se filtró en internet un manual en el que se detallaba su estructura organizacional. Luego de esto, la BBC realizó una entrevista con DJ Powers, uno de los flamantes colaboradores de Valve y sus respuestas inspiran a la reflexión:

Básicamente, en Valve “somos una organización plana, así que yo no tengo qué rendirle cuentas a nadie y nadie me reporta a mí. Somos libres de trabajar en lo que consideremos que es más interesante. Cuando alguien pregunta sobre lo que estoy trabajando, no nos ponemos a la defensiva, sino que iniciamos una conversación para asegurar que todos le dediquemos tiempo al otro”.

Mientras que un sinnúmero de compañías te asignan un espacio de trabajo fijo desde el momento en el que entras a laborar, en Valve “uno puede cambiar el escritorio de piso en menos de 20 minutos… Nos movemos por todos lados y no nos gusta que eso lleve mucho tiempo. Nos agrupamos en equipos en función a las características del videojuego o simplemente para terminarlo y luego nos dispersamos en nuevos grupos para iniciar el proceso. Yo probablemente he cambiado mi escritorio unas 10 veces en tres años”.

Se podría pensar que esta estructura es la plataforma perfecta para que los trabajadores dediquen todo su tiempo a los proyectos que les apasionan, pero DJ Powers explica que a pesar de que “una de las maneras en las que funcionan las cosas en Valve es que se forma una masa crítica”, no siempre podrás “encontrar a las personas indicadas para trabajar contigo, tendrás muchos problemas para conseguir los recursos humanos que necesitas”.

Quizá los asesores de gerencia tradicionales se han de estar estremeciendo al pensar en todo lo que esto implica, pero para el profesor Cliff Oswick de la Escuela de Negocios Cass (quién ha estudiado otros experimentos de lo que él llama “el no liderazgo”) este modelo es plausible, explicando que “lo que más me gusta es que promueve el diálogo y la idea del compromiso colectivo” y afirma que funciona en Valve porque únicamente atrae a desarrolladores de élite.

¿Y cómo se determinan los sueldos? Los empleados que trabajan en un mismo proyecto evalúan las capacidades técnicas de los otros, así como su productividad, la capacidad para trabajar en equipo y otras contribuciones. Luego, esa información se usa para crear un comité de líderes general que ayuda a determinar lo que se le paga a cada empleado.

Y como team building, cada año, todos los empleados de Valve se van de vacaciones junto con sus familias durante una semana con todos los gastos pagados a un resort tropical.

En tiempos donde la creatividad se ha vuelto un factor determinante, el modelo colaborativo de Valve realza los atributos, capacidades y aptitudes de sus colaboradores. Sin embargo, tristemente es aún muy complicado llevarlo a cabo o implantarlo en México puesto que sigue imperando en nuestra sociedad la ley del mínimo esfuerzo, la apatía o la mentalidad de siempre querer sacar ventaja de todo y de todos.