Efraín Peña, solidario total

SILLASPor Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla 

Como rotario, un ser humano admirable; sus enormes valores acuñados por años, los que tenemos la fortuna de conocer a Don Efraín Peña. Visto desde la antropología podría definirse, sin el temor a equivocarme como ser preocupado por su prójimo con lo cual le permitirá siempre la gracia de nuestro Señor.

Crecen las visiones emprendedoras a lo largo y ancho del país, solamente los hechos permiten aquilatar los esfuerzos en determinada época y la misma que trasciende cuando hay personas preocupadas por la calidad de vida de sus amigos, de sus familiares y cuando lo extienden a su prójimo, al que solamente conocen por sus carencias, entonces la obra de misericordia está concluida. En este contexto, el de mi descripción debo admitir la fabulosa tarea de Don Efraín; desde el Programa de Sillas de Ruedas que le fue asignado, mismo que sacó adelante con una donación amplia de éstas y dotaciones de muletas; los objetivos de colaborar con la salud y el bienestar de niños, adultos que no tenían recursos económicos para superar una discapacidad fue solventada con esas herramientas para trasladarse a donde quisieran, sin impedimento por su discapacidad. Esa incapacidad física para moverse la superaron niños y adultos beneficiados. Toda la actividad de su trabajo siempre concentrada en incontables programas, entre los que se destaca el de Becas para estudiantes de escasos recursos con ganas de ser exitosos.

Eso fue bajo la presidencia del maestro Enrique Molina Bauza que se logró acrecentar el reconocimiento social del Club Rotario Puerto Vallarta Sur (CRPVS), macizo de hombres comprometidos con las clases más vulnerables de la Región, especial mención me permito en este espacio a Don Efraín Peña Navarro, como emprendedor de las mejores causas de esta localidad. Empresario innovador, ha convertido al rotarismo en labor altruista incesante, eso le hizo merecedor del prestigiado reconocimiento Paul Harris de Rotary, por su intensa labor social.

Ser humilde y entregado a su trabajo empresarial, de rotario, padre de familia, amigo y, sobre todas esas responsabilidades estará siempre el de no dejar a su prójimo en el camino desolador de la necesidad y el dolor; él estará ahí detrás de los programas instaurados por su grupo de amigos rotarios, no es necesaria demasiada lisonja, no la necesita él sabe qué se siente servir y la satisfacción que ello significa, se abre sus propios espacios para hacerlo y lo realiza de la mejor forma, la mayoría de las personas que lo conocemos lo admiramos por esa capacidad de hacer que el mundo se transforme para bien de las generaciones futuras a partir del trabajo incesante que realiza.

Don Efraín Peña Navarro, en estos momentos tiene en sus manos la difícil tarea de continuar su incesante labor al interior del CRPVS, ser ejemplo para las nuevas generaciones con un legado que será la carta de presentación de aquellos a los que apoyó y hoy estarán comprometidos con el futuro, llegará y seguro va a encontrar a un grupo convencido de continuar por el camino del sueño de ser mejores seres humanos. Él, es ejemplo; ha sido guía y su presencia estará con todos los que aquilatamos al ser humano trascendente invaluable y amigo, él es Efraín Peña, solidario total.