Proyectemos nuestro destino

HOTELESProyectemos nuestro DESTINO y llamo así a nuestra ciudad, a nuestra comunidad, a Puerto Vallarta y a todos nosotros, tú y yo que formamos parte de ella, como profesionistas o como simples ciudadanos.

El espacio es corto para plantear aquí un plan de acción completo, pero trataré de dar mi visión sobre el presente y el futuro de nuestro destino, ahora bajo la acepción de destino turístico.

Comparto con ustedes, interesados todos, en el presente y el futuro de Puerto Vallarta. Es innegable que la vida económica de nuestra ciudad depende al 100% del turismo y que todos lo que aquí vivimos dependemos directa o indirectamente de esta actividad: los dentistas, los doctores, los contadores, los mecánicos, toda la población y no solo los que directamente participan en las actividades típicamente de servicios turísticos: los hoteleros, los taxistas, los comerciantes, los meseros, los cocineros.

Existen en México otros destinos turísticos que su composición económica no es como la de Puerto Vallarta. Pongo como ejemplo Mazatlán, importante destino turístico, pero además puerto mercantil, ciudad industrial (astilleros de barcos, acero, motores y accesorios marinos), localidad agrícola y además centro de distribución comercial.

Quizá el extremo en nuestro país sea la Ciudad de México, donde el turismo empezó a cobrar una gran importancia, se ha entendido las bondades del turismo, lo han promovido fuertemente y hoy representa dentro de su producto interno bruto un porcentaje importante. Hay otros destinos turísticos emergentes como son Querétaro, Puebla que empiezan a ser consientes de las nuevas formas de promover visitantes.

Volvamos a nuestros HECHOS:

 

  • México tiene como necesidad primordial y vital la creación de nuevos empleos.
  • Puerto Vallarta es una ciudad con gran vocación turística:

1. Increíble belleza natural

2. Extraordinario clima

3. Localización estratégica cerca del mercado    del Sur y Oeste de EU y a distancia muy aceptable del Oeste de Canadá

4. Diferencia de identidad con otros destinos de México. Identidad de México. El puerto más mexicano

5. Cercanía con una gran parte del mercado nacional (GDL y el Bajío)

6. Superestructura muy desarrollada. Hotelería, gastronomía de alta calidad y gastronomía popular, ofertas de aventura y entretenimiento; es decir la industria de la hospitalidad y el entretenimiento existe y de muy alta calidad.

Por otro lado es un destino sin planeación, con obsoleta ignorancia de lo que es una planeación estratégica; un destino que modifica su rumbo cada tres años con el cambio de gobierno municipal, una ciudad que ha padecido en los últimos trienios de pésimos presidentes municipales, corruptos por añadidura, malos y deshonestos. Un destino turístico que no ha recibido apoyos de inversión estratégica de parte de los gobiernos estatales y una nula atención del gobierno federal (hasta ahora). Un destino con grandes carencias de conectividad.

Aun así Puerto Vallarta ha sobrevivido como destino turístico, a veces con mucho éxito, a veces con muchas carencias, debido a las fluctuaciones del mercado de visitantes.

Es un destino que sigue viviendo por temporada, la alta y la baja. Así y todo, es tal su vocación hacia esta actividad económica que aquí estamos, hoy, año 2013, buscando nuevas formas de llegar a mercados naturales y en la búsqueda seria de mercados emergentes como es el caso de Sudamérica.

Todo lo anterior dicho, lo que he presentado como HECHOS, es decir realidades irrefutables. Permítanme ahora exponer brevemente una opinión:

Me parece, creo, siento, percibo que se está gestando un cambio respecto al turismo; se presentan indicios de que por fin el gobierno federal ha entendido con el actual presidente de la Republica, que el turismo es la actividad más propia para atacar el problema de creación de empleos, generación de divisas y aportación del PIB. Se empieza a vislumbrar acciones que pueden exponenciar los beneficios del turismo. Aunque de pronto con las reformas propuestas vuelve la duda si de verdad existe esta conciencia.

Percibo de la misma forma y en esto lo siento más de cerca, que el gobierno Estatal se está alineando en el mismo sentido y está considerando importantes planes de apoyo para nuestro destino.

Por tanto en mi posición de empresario turístico de muchos años, casi todos en Puerto Vallarta, vislumbro buenas oportunidades para nuestro destino.

Que conste y recalco, esta es mi opinión y nunca la presento como un hecho.

Ahora:

Si esto fuera cierto y propongo que la aceptemos como tal, se requieren algunas acciones estratégicas que es necesario, indispensable que tomemos:

 

1.Conservar, proteger, normar para preservar lo que es nuestra diferencia competitiva con otros destinos: nuestras bellezas naturales (montaña, mar, fauna, flora) y también importantísimo el centro de nuestra ciudad, no solo en su embellecimiento urbano sino en la reingeniería comercial y de hábitat.

2.De una vez por todas acabar de cuajo con todo aquello que perjudique a nuestra diferenciación competitiva: los camiones en el centro, la venta de bebidas en las calles, los privilegios gremiales auspiciados por antiguas formas de liderear.

3.Promover nuestro destino con formulas nuevas y estratégicas. Tomar como base nuestras fuerzas competitivas y aprovechar las nuevas formas y los medios modernos de promoción y publicidad.

4.Continuar haciendo alianzas estratégicas en todos los niveles y en todos los aspectos. Se acabaron las épocas de líderes y gremios absolutos, lo actual debe ser la asociación, el sumar-sumar. Alianzas entre los diferentes actores de la producción (gremios, aeropuerto, comercios, hoteles, restaurantes, universidades) menos criticas y más acción, todas con un solo objetivo, todas dentro de una estrategia competitiva.

5.En estas alianzas importantísimos nuestros socios comerciales, líneas aéreas, agencias, operadores y mayoristas y cuando todo esto sucede tendremos que exigir apasionadamente quela ciudad responda como un producto impecable, limpio organizado. Una ciudad que no solo cumpla con las expectativas de los visitantes, mas aun que lo supere y que los turistas hablen bien no solo de los servicios turísticos y hospitalarios sino del destino, de su limpieza, de su orden, de sus servicios públicos, de su  civilidad , de sus atractivos, paseos, parques, de su seguridad, de su amabilidad.

6.Buscar incrementar nuestros niveles de precios, aceptando que la oferta de nuestro destino es múltiple y amplia, existen hoteles, restaurantes y comercios para diferentes mercados. Pero sí en general buscar incrementar el gasto diario promedio del visitante y sus días de estadía en el destino.

7.Es necesario para todo esto la visión estratégica de los gobiernos federales, estatal y ahora sí municipal. Es una visión de conjunto y de visión a mediano y largo plazo, a veces a cortísimo hablando de subsistencia. Pero no solo hablo de inversiones que claro son definitivas, pero también de estrategia política de alineación de acciones hacia una actividad que puede ser sustantiva en la solución de los problemas de México: el turismo ¿Por qué no alinear los planes de las diferentes secretarías sin perjudicar sus propios objetivos, alinear acciones que beneficien el turismo: la Secretaría de Educación, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes, la Secretaría de Agricultura y todas (recuerda que es época de alianzas y de bien común).

Lo hasta ahora dicho esboza una serie de ideas con criterios de mercadotecnia, de ninguna manera pretende ser un plan de acción sobre un proyecto estratégico. Son ideas con las que se cubren los funciones básicas de precio, producto, promoción y canales de distribución y mercados, elementos que conforman un plan estratégico de mercadotecnia.