Requiere sexta operación niño poblano con ambigüedad sexual

Foto: Cortesía

Javier, el niño que nació con “ambigüedad sexual” (ambos sexos) en Puebla, nuevamente requiere de apoyo, pues necesita su sexta operación y ninguna dependencia gubernamental lo quiere financiar, a pesar de que hace dos años, cuando La Razón dio a conocer el caso, tanto políticos como la administración estatal que encabeza Rafael Moreno Valle se ofreció cubrir todos los gastos hasta que este adolescente quedara totalmente “bien”.

Este menor de 14 años le fue quitado el órgano femenino a finales de 2011 para que quedara únicamente con el masculino, -luego de que los doctores del Hospital del Niño Poblano (HNP) determinaran tras varios diagnósticos que generaba más hormonas de hombre que de mujer-, por lo que desde entonces, a Javier se le ha suministrado medicamentos caros, además de constantes cirugías.

La mayoría de los gastos que se han generado desde entonces las ha venido cubriendo ese nosocomio que dirige el médico cirujano, Mario Alberto González Palafox, además de aportaciones especiales que ha hecho el diputado local del Partido Acción Nacional (PAN), Rafael Von Rasfel.

Sin embargo, según contó a La Razón la madre de Javier, Blanca Estela Méndez, hace una semana recibió la noticia por parte del HNP que ya no será más apoyada, situación que dijo preocuparle debido a que la sexta operación del menor está programada para el próximo 12 de diciembre, consiste principalmente en terminar de reconstruirle el pene.

“Si ahora ya nadie nos quiere ayudar, no sé cómo le vamos a hacer para pagar esa operación, además que no tengo dinero para comprar los medicamentos y lo que cuesta la anestesia. Estoy desesperada porque he tocado muchas puertas y todos los que dijeron en su momento que nos iban a apoyar, ahora ya nadie me da respuesta”, dijo la señora en entrevista.

Lo que le urge es la compra de las hormonas de crecimiento que tiene un costo de 4,000 pesos, además de cubrir el costo de una anestesia que se oscila en más de 7,000, sin contar el costo de la intervención quirúrgica que se acerca, que saldría en más de 30,000 pesos.

Javier requiere de esas hormonas, tras las hormonas asexuales que le han venido suministrando por más de un año, debido a que por la condición en la que nació, – el 3 de enero de 1999-, presenta problemas de baja estatura (1.40) y peso (35 kilógramos) en comparación con lo que debería de medir y pesar por su edad.

“No voy a sacar de mi dinero para darte”

La discriminación en contra de este menor y su familia persiste, aún cuando ha ido recuperando sus facciones varoniles.

El rechazo no únicamente se ha dado entre los vecinos de la población de Ignacio Romero Vargas, -en la capital poblana-, en donde radica Javier, sino también de funcionarios públicos, según denunció la mamá.

Ella, hace dos semanas se acercó a la presidenta municipal del DIF, Liliana Ortiz de Rivera para solicitar ayuda, ya que el niño lleva quince días sin tomar las hormonas que requiere para no sufrir alteraciones, sin embargo, esta mujer fue tajante el rechazar la ayuda.

“No voy a sacar de mi dinero para darte para esos medicamentos. No tengo ninguna obligación, si quieres manda un escrito al DIF, pero no es seguro”, fue la respuesta que Ortiz de Rivera le dio personalmente a la señora cuando ella se acercó a plantearle la situación difícil que pasa por el caso de Javier.

“Tenía la esperanza de que me apoyara, pero fue muy grosera, y así ha sido la mayoría de los funcionarios. Por eso, no me queda de otra que recurrir nuevamente a ustedes”.

La Razón dio a conocer en noviembre de 2011 el caso de Javier, quien en ese entonces a sus 12 años había sido rechazado tanto de la escuela como de los hospitales por considerarlo como un niño “anormal”. Actualmente, tampoco ha avanzado en sus estudios, ya que debido a sus operaciones no acude de manera constante a la escuela de adultos en donde le fue designada una maestra para atención especial por la SEP, pero que tampoco lo han apoyado para que las asesorías pudieran ser en casa.