Gente PVPlumazos

Cervantes para una Dama

01“Y de veras que nunca sabes lo pomposo

 que va a resultar algo hasta que lo ves impreso.”

Alisa Kwitney

Desde hace seis años, yo diría que desde siempre, la enigmática e intrépida escritora periodista, agregaría humanista, Elena Poniatowska cumplirá por fin su sueño: conformar una fundación para dar a conocer escritos correspondencia que mantuvo con escritores como Octavio Paz, Rosario Castellanos y Carlos Fuentes, en algún momento comentó a los medios de comunicación que las universidades  de Stanford y Princenton le hicieron propuestas para obtener las cartas. No las aceptó y ahora tiene pensado invertir los 125 mil euros en un espacio para niños mujeres con ganas de trabajar en talleres literarios, teatro, conferencias, en fin todo un proyecto de infraestructura dedicado a  la cultura.

Hoy galardonada con el Premio Cervantes, reconocida por propios y extraños, trae otro galardón a México. Ella primera mujer en recibir el premio nacional de periodismo allá por 1978 y becaria de categoría emérita del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, no se puso por encima de las mujeres abandonadas o desaparecidas, al contrario les construirá un espacio para que se expresen, ¡qué dama Dios mío! Nos dispensaste; inteligente como la primera mujer que recibió el Nobel de Literatura Selma Lagerlöf 1909, a quien se le distinguió por ser considerada su obra idealista, con una enorme carga espiritual e imaginación interminable, le invito a revisar un libro que me sorprendió por su construcción y enormes significados, me refiero al “El Carretero de la Muerte”; si parto del análisis lingüístico, en ambos casos: el de Elena y de Selma, y por supuesto encontraré las aportaciones teóricas de Ferdinand de Saussure así como la de Charles S, Peirce, en el terreno de los significados profundos, sin olvidar las contribuciones semióticas en el sentido de síntesis y enriquecimiento de Claude Lévi-Strauss con claro efecto de comunicación esencialmente humana con atices culturales significativos; son bases y ejes en una literatura ampliamente aplicada a lo humano, lo extraño y solamente separada de estos por pequeños tejidos ambiciosos casi inexistentes en la obra de estas dos bellas damas.

La Princesa Roja nacida en París (1932). La Segunda Guerra Mundial la hizo llegar a nuestro país. Tenía 10 años, en 1969 decidió ser mexicana. Periodista, doña Elena nos entrega una satisfacción inesperada, por la cual no fue felicitada por su amigo Manuel López Obrador entre risas admite que él quiere más a Benito Juárez.

En especial admiro a esta excelsa mujer porque se coloca como la cuarta mujer en obtener el Cervantes, como en su momento 11 mujeres en un siglo el nobel de Literatura. No se puede dudar, las mujeres escalamos peldaños, despacio no tenemos prisa.

Felicidades Elena, tú como tus 40 libros, tus galardones como maestra de la pluma en la literatura como en el periodismo, no tienen limite, el premio Alfaguara de novela 2001, seguro te llevó a pensar este que recibirás de manos del Rey de España en Abril, la vida te tiene muchos regalos más a tu inagotable creatividad, de la crítica a la lucha mi Princesa Roja te amamos las que te conocemos y toda una generación que viene y está cerca de tu obra, contigo nos demostramos, gracias.