Gente PVPlumazos

El Rostro del Miedo

01Es tan frágil el funcionamiento de la justicia humana, que no alcanza a recoger los testimonios de las mujeres agredidas en una sociedad empapada del miedo que recorre el mundo, éxodo masivo de mujeres agredidas de la denuncia, víctimas naturales convertidas así, encierran en su abandono el antídoto de la agresión,  sin permitirle a su conciencia  salir para cumplir con su misión humana integral, la sociedad, con su mirada habitual y complaciente parece acostumbrase  a la cotidianidad de la agresión de género, muda, relajada, es una ventana cerrada a la razón con un pórtico al sufrimiento.

Los datos son fríos como los féretros donde yacen los cuerpos de las infortunadas féminas que amaron, y finalmente recibieron lo más cruel y último que todo ser vivo pueda soportar: la muerte.

 

Hombres necios que acusáis

a la mujer, sin razón,

sin ver que sois la ocasión

de lo mismo que culpáis

 Sor Juana Inés de la Cruz 

 

 

A más de seis años el feminicidio se ha incrementado. Hoy solamente el 10% de los municipios en los que se divide el país no tiene el problema; da pena como ha crecido el machismo y los ataques a las mujeres a lo largo y ancho del país. De 2007 a 2008 los feminicidios subieron 30.8 por ciento; para el siguiente año 32.5 por ciento y de 2009 a 2010, 19 por ciento, respecto al anterior periodo. De una década a otra (2001-2010), en cinco estados se dispararon los feminicidios entre 400 y 700 por ciento: Chihuahua (que concentra 9.44% de los homicidios contra mujeres reportados en el país en esos 10 años), Nuevo León (2.01%), Durango (1.95%), Tamaulipas (2.96%) y Sinaloa (2.69%).

Acción misógina, ejercida por “hombres” a fin de mantener una falsa supremacía de género. Nada más lejano de la realidad que ha creado a una sociedad altamente salvaje basada en la opresión. Discriminan, explotan, desvalorizan y asesinan a uno de los más sólidos bastiones de la realidad para lograr un control casi absoluto sobre las mujeres, nada más alejado de la verdad, los delitos contra ellas es contra ellos mismos, es su debilidad ante la fortaleza femenina, sin temor cicatrizada en modalidades varias de violencia; verbal, física y hasta psicológica. Insultar y discriminar a ultranza lo pueden hacer, jamás podrán escapar a su conciencia, esa modalidad no la conocen los despreciables “machos” venidos a salvajes; por eso admiro a los verdaderos hombres que forman y conforman un nudo fuerte con sus compañeras, no requieren justicia externa, ellos la alimentan a diario con su amor al ser emocional sin abandonarlo, no hostilizarlo menos degradarlo por cuestiones de cultura tradicional.

Las profundas heridas propinadas a las mujeres, vienen de la incompetencia del hombre que carece de razón, sin esperanza y dedicado más a quedar bien con lo tradicional, que a conformar un edificio de felicidad con su compañera con la cual compartirá un momento o toda una vida, con ella forma sin ella se deforma, no solamente el agresor sino la célula social y a la humanidad.

Cuando se celebra el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la comunidad mundial tiene la obligación de instaurar el Día Contra el Machismo y Erradicación de la Violencia de Género, no se puede tolerar una violencia de doble vía, ésta ya empieza a sacar la cabeza, las mujeres reaccionan y nadie desea que sea en la misma tesitura, Dios los libre.