Wallace gana la guerra sola 150 años a plagiarios de su hijo

Foto Especial

La búsqueda, la captura, y las acciones que emprendió Isabel Miranda de Wallace hace ocho años que su hijo fue secuestrado y asesinado, permitieron que este fin de semana un juez sentenciara a cuatro plagiarios de la banda que encabezaba el ex comandante de la Policía Judicial de Morelos, César Freyre Morales.

Gracias a que ella encabezó su detención, y que después exhibió sus rostros en anuncios espectaculares, dos diferentes víctimas pudieron señalarlos como sus secuestradores, y una más como los plagiarios y homicidas de su familiar.

Tres de estos hombres recibieron sentencias de 150 años de prisión, y uno más de 170 por estos raptos. Sin embargo, por ley, el mayor tiempo que pueden permanecer en la cárcel es de 70 años.

“Es un triunfo para la justicia. Un triunfo para esas víctimas que obtuvieron justicia pese a lo largo que fue el proceso. Al menos, ahora tenemos la seguridad de que estas personas ya no regresarán a las calles a seguir haciendo mal”, dijo ayer Isabel Miranda tras conocer la noticia.

Los hombres sentenciados a 150 años fueron: el líder del grupo, César Freyre Morales y los hermanos Alberto y Tony Castillo Cruz. Su cómplice Jael Antonio Malagón Uscanga recibió la pena de 170 años de cárcel.

Esta pena se suma a otra que ya tenían por el plagio de Hugo Wallace, pues en octubre de 2011 un Tribunal Unitario dejó firme una sentencia de 131 años de prisión a Freyre Morales y de 78 años para los hermanos Castillo Cruz y Juana Hilda González.

A excepción de esta mujer, en esta nueva determinación a todos se les implicó en el secuestro de una ama de casa y su hijo, a quienes mantuvieron encerrados dentro de un clóset durante una semana.


También se les relacionó con el rapto de un comerciante, y con el plagio y homicidio de Eduardo Contreras, dueño de un lote de autos cuyo cadáver desnudo abandonaron en una calle al norte del Distrito Federal. Los tres plagios los cometieron en el 2004.

Un año después de perpetrarlos, esta banda secuestró y asesinó a Hugo Alberto Wallace. Y fue entonces que Isabel Miranda comenzó a buscarlos.

Ella los ubicó y luego los entregó a Policía. Fue entonces que exhibió sus rostros en diferentes anuncios espectaculares, y así las personas afectadas los reconocieron y acudieron a la Procuraduría General de la República (PGR) para denunciarlos.

A pesar de estas sentencias dictadas por el juez cuarto de Distrito en Procesos Penales Federales del Estado de México, Ricardo Garduño Pasten, aún faltan de recibir penas otros dos miembros de la banda.

Se trata de Brenda Quevedo Cruz y de Jacobo Tagle Dobín.

“Esperemos que ahora el juez 16, quien lleva el caso de mi hijo, haga lo propio con Brenda Quevedo y con Jacobo Tagle. Ha pasado ya mucho tiempo, pero esperemos que al final se haga justicia”, dijo Isabel Miranda.