Aprendiendo a VivirGente PV

Angustias y Ansiedades

01La palabra angustia proviene del latín “angur” y de la raíz griega “estrangular”.

Es una sensación de estrechez y opresión, dentro de la cual está la aflicción y la congoja.

 

El Profesor Ernesto Barón, en su libro “Psicología del Autoconocimiento” menciona lo siguiente:

 

“Las angustias y ansiedades son manifestaciones creadas por fuertes preocupaciones de la vida; trabajo poco remunerado, sentimientos frustrados, hijos rebeldes, deudas económicas etcétera, son aspectos que atraen las angustias. Una persona angustiada y ansiosa generalmente pierde el control de sí misma. Un individuo que se angustia demasiado y se preocupa por ayudar a otro hasta la consumación, si no lo hace con equilibrio, puede caer en terribles dolencias neuróticas muchas veces irreversibles.”

 

Alguien angustiado se caracteriza por haber caído en la identificación y fascinación, lo mismo si tiene algún tipo de ansiedad. Hay que comprender que el cuerpo tiene un límite y no debemos abusar de él. Si una persona sufre de ansiedades y angustias puede traer con el tiempo repercusiones de tipo físico.

Por ejemplo muchos problemas de estrés neurótico, parálisis facial, paros cardiacos, embolia cerebral, ceguera, alergias, enfermedades hipogástricas, úlceras etcétera, se dan por exceso de angustias y terribles preocupaciones.

 

Síntomas de la Angustia:

Sensación de peligro inminente,  impresión de desorganización o impotencia, sensación de irrealidad, síntomas físicos, miedo al fracaso, miedo al rechazo, miedo al futuro, miedo al pasado, miedo al qué dirán, miedo al éxito, miedo al ridículo, miedo a la enfermedad, miedo al dolor, miedo a la vejez, miedo a la muerte, miedo obsesivo a Dios, miedo a perder algo importante, miedo a fantasmas, miedo a uno mismo.

 

Si de alguna manera usted se identifica con uno de estos síntomas, entonces se puede considerar que padece de angustia y ansiedad y no le recomiendo que haga caso omiso, su salud mental es primero y comience por atender cada una de sus áreas física, mental y espiritual.

 

Si carece de estrategias para enfrentar los problemas, solicite ayuda profesional y le serán otorgadas herramientas para un mejor desarrollo emocional.

 

Recomendaciones:

Vigile sus estados de ánimo, no se salte ningún alimento, desayune, coma y cene a sus horas, evite las grasas, carnes rojas (pocas), más pescado, frutas y verduras, agua natural y de frutas naturales, lecturas positivas y nunca ver y escuchar noticias antes de dormir.

 

Desarrolle el hábito de leer literatura positiva, que le deje un buen pensamiento de noche. En la vida espiritual existe una ley: “A más fe, menos miedo.”

 

Lic. Livier Nazareth. Psic./Tanatóloga, Especialista en Crisis Familiar y de Pareja, Terapía por la pérdida de un ser querido. Citas 22 5 82 63.

livier590@hotmail.com