Ciudad

Importante derrama dejan peregrinaciones en el centro

COMERSi bien los más beneficiados fueron los negocios de alimentos, los beneficios alcanzaron a una gran cantidad de prestadores de servicios

Doce días de intenso tráfico de peregrinos hacia la zona centro de la ciudad dejaron una abundante derrama económica cifrada en miles de pesos para una gran cantidad de comerciantes –principalmente los de alimentos y bebidas-, pero cuyos alcances llegaron a otra serie de prestadores de servicios que se vieron favorecidos por la avalancha de personas que en este docenario recorrieron a paso firme la calle Juárez hacia la iglesia de Guadalupe y por ende muchas otras vialidades del centro y el malecón.

Los comerciantes de alimentos que cada año reciben permiso a través del sistema DIF Vallarta para instalarse en la Plaza de Armas, fueron de los más beneficiados con ventas estimadas entre los 5 y los 10 mil pesos diarios – o más- por día y noche, ya que es a partir de las 7 de la tarde cuando comienzan a recibir a muchos peregrinos y comensales que buscan los antojitos típicos para la cena.

En esta ocasión fueron cerca de 50 lo permisos provisionales que se dieron para la venta de alimentos tanto en la Plaza de Armas como en las bocacalles a lo largo de la calle Juárez, donde se ubicaron puestos de tacos, pozole, tostadas, tamales, quesadillas y una gran variedad de antojitos mexicanos de los llamados de la “vitamina T”.

Los vendedores de cena comentaron que a partir del lunes vieron un incremento en el número de peregrinos y de comensales en sus puestos, por lo regular por pareja tuvieron un consumo de entre 100 y 150 pesos, por lo que en una buena noche al atender a unas cien personas en cinco o seis horas llevaron a sus carteras unos 10 mil pesos en promedio.

La derrama llegó a vendedores semifijos de la zona del malecón, a vendedores ambulantes de antojitos, papas y tuba, por citar un ejemplo, quienes también observaron un incremento en sus ventas, así como puestos fijos de tacos, café, paletas, helados, pasteles y en general otros prestadores de servicios del área de alimentos y bebidas a lo largo del malecón.

Para este día 12 de diciembre con la peregrinación de los favorecidos se espera la llegada de una gran cantidad de personas que suelen consumir “algo” en su camino, antes o después de su visita a la virgen, como si de otra manda se tratara, suelen comprarse el antojo así sea de un vaso de agua fresca, unas papas fritas, duritos, fruta picada, “bolis” o algún otro producto refrescante durante el día y más sustancioso a las horas de la comida y la cena.

Sin duda los vendedores de alimentos y bebidas también son de los “favorecidos” por las peregrinaciones, ya hora esperarán el inicio del periodo vacacional decembrino para observar un nuevo torrente de visitantes con el ánimo de que sea una buena temporada luego de varios años con pocos turistas por diversas circunstancias.

EL DATO:

Los vendedores de cena comentaron que a partir del lunes vieron un incremento en el número de peregrinos y de comensales en sus puestos