Aprendiendo a VivirGente PV

¡Muchas Gracias!

01Una de las más grandes virtudes del ser humano es la Gratitud, y pocos saben en realidad su significado.

La gratitud, agradecimiento o apreciación es un sentimiento, emoción o actitud de reconocimiento de un beneficio que se ha recibido o recibirá. La experiencia de la gratitud ha sido históricamente un foco de varias religiones del mundo, y ha sido tratada de forma extensa por filósofos de la moral como Adam Smith. El estudio sistemático de la gratitud dentro de la psicología no comenzó hasta aproximadamente el año 2000, posiblemente porque la psicología ha estado tradicionalmente más centrada en la comprensión de sentimientos desagradables que en entender las emociones positivas. Sin embargo, con la llegada de la psicología positiva, la gratitud ha pasado a formar parte del estudio de la psicología convencional. El estudio de la gratitud dentro de la psicología se ha centrado en la comprensión de la experiencia a corto plazo de la emoción de la gratitud.

La gratitud también puede servir para reforzar las relaciones sociales futuras de los benefactores. Por ejemplo, un experimento demostró que los clientes de una tienda de joyas a los que se les llamó y se les dio las gracias, incrementaron en un 70% las compras. En comparación, los clientes a los que se dio las gracias y se les habló de otra venta, solo mostraron un incremento del 30% en las compras, y los clientes que no fueron llamados no mostraron ningún aumento. En otro estudio, los clientes habituales de un restaurante daban mayores propinas cuando los meseros escribían “Gracias” en sus facturas.

Una muchacha estaba terminando su primer día de trabajo como servidora en un restaurante de la gran ciudad. El día había sido caluroso y agotador. Con sus pies adoloridos y su cuerpo cansado, la muchacha ya casi no tenía fuerzas para seguir llevando las pesadas bandejas. Y mientras atendía a una familia con varios niños que cambiaban a cada momento de parecer acerca de qué postre iban a pedir, la muchacha estaba a punto de estallar.

Pero en ese momento, el padre de la familia le dijo bondadosamente: “Señorita, le agradecemos su paciencia y la buena atención que nos está brindando”. Y esas pocas palabras dichas con una sonrisa tuvieron la virtud de cambiar el ánimo de la servidora.

Ella misma dijo más tarde: “La palabra de aprecio y la sonrisa de ese señor hicieron desaparecer mi cansancio.”

Y que mejor, en esta época desarrollar la Gratitud, cuando los sentimientos y emociones de la humanidad se encuentran turbados y torcidos. Dar las gracias solo puede venir de un corazón que ha desarrollado una relación con la fuente de la Gracia, Nuestro Dios.

Aprovechar cualquier oportunidad para regalar una sonrisa acompañada de la palabra Gracias, nos enriquece mutuamente y nos eleva a un estado de conciencia pura.

Lic. Livier Nazareth. Psic./Tanatóloga, Especialista en Crisis Familiar y de Pareja, Terapía por la pérdida de un ser querido. Citas 22 5 82 63.

livier590@hotmail.com