Gente PV

Entre la gloria y el descuido

El “Estadio” como popularmente conocen los vallartenses a la Unidad Deportiva Agustín Flores Contreras, es un referente para la realización de actividades atléticas en la ciudad desde su origen, y no obstante que al paso de los años se han construido otros espacios para la correcta realización de ejercicio al aire libre, este campo deportivo es el preferido de miles de ciudadanos y visitantes.

 

La Unidad Deportiva Municipal Agustín Flores Contreras con sus 98,952.91 m², es la principal de Puerto Vallarta, es de acceso público y gratuito, sin embargo se dan clases de diversas disciplinas, como: Fútbol Soccer, Atletismo, Gimnasia Rítmica, Karate, Tai Chi Chuan, Fútbol Soccer y Básquetbol entre otras que tienen costos de recuperación.

 

El “Estadio” se encuentra ubicado en el centro de este puerto y ha sido sede de grandes eventos deportivos nacionales e internacionales, desde voleibol y fútbol de playa hasta softball, entre otros, el caso más reciente, los Juegos Panamericanos.

 

El Consejo Municipal para el Fomento Deportivo y Apoyo a la Juventud (Comufodaj), está encargado de promover el deporte en el municipio de Puerto Vallarta por medio de la enseñanza directa, así como del descubrimiento, formación y capacitación de nuevos valores competitivos, además de mantener las unidades deportivas en óptimo funcionamiento.

 

De acuerdo con el Cronista de la ciudad, el Profesor Juan Manuel Gómez Encarnación, el origen de este espacio deportivo se remonta a la época en que estaba como candidato a la gubernatura de Jalisco Agustín Yáñez Delgadillo en la década de los cincuenta, quien durante una de sus giras, preguntó qué podía hacer por la juventud de Vallarta, a lo cual uno de los grandes benefactores de Puerto Vallarta, Agustín Flores Contreras, le cuestionó si podía hacer una unidad deportiva, de ahí surgen los primeros esfuerzos para cristalizar este emblemático lugar para los vallartenses.

 

A lo largo de los años, la Unidad Deportiva Agustín Flores Contreras ha sufrido diversos cambios, el último fue el derribamiento de la barda que daba una mala imagen del destino, y que durante mucho tiempo fue criticada por el estado en que se conservaba, hasta que el Presidente municipal Pedro Ruiz Higuera decidió abrirla, dándole un nuevo semblante.

 

Hoy en día, a pesar de ser un espacio visitado por miles de vallartenses para la práctica de diferentes deportes, y no obstante haber recibido recientemente una inyección económica para su rehabilitación, sus espacios lucen descuidados y en franco deterioro, con bandas de drogadictos y alcohólicos que provocan un ambiente de inseguridad.