¿No gusta pasar a tomar una tacita de té… o caldo de pollo?

Soso. Absolutamente lugar común el título de la columna de hoy, lo sé. Pero a través de los enamorados bobos que coexistían en la célebre vecindad del Chavo del 8, es una forma de hacer alusión del significado de una casa de té.

 

Me refiero, a la producción de la obra La casa de té de la luna de agosto (o en inglés, que es como la presentan, The Tea House of the August Moon) que se presenta en un muy lindo teatro construido por el matrimonio conformado por los canadienses Ken y Karrie Sebryk, el Boutique Theatre.

 

Sobre la trama.

La obra ocurre en Japón, durante la ocupación de las tropas estadounidenses, la historia es la siguiente: El capitán Fisby  es enviado a “americanizar” el pueblo de Tobiki en la prefectura de Okinawa, Japón. Su superior, el coronel Wainwright Purdy III, le asigna a un hombre de la localidad, Sakini, para que funja como su intérprete.

 

Fisby intenta poner en práctica los planes militares, exhortando a los nativos a construir una escuela en forma de pentágono, pero ellos desean construir una casa de té. Fisby se va asimilando a las costumbres y estilos locales con ayuda de Sakini y de Flor de Loto, una joven geisha.

 

Para reavivar la economía, hace que los habitantes de Okinawa fabriquen pequeños artículos que venderán como recuerdos, pero nadie se los compra. Fisby descubre, maravillado, que los habitantes producen una potente bebida alcohólica que, en tan sólo unos días, encuentra en los soldados del ejército norteamericano un mercado de consumo totalmente dispuesto. Con esos ingresos, logran construir de inmediato la casa de té.

 

Cuando Purdy envía al psiquiatra (el capitán McLean) a revisar la salud mental de Fisby (le extraña sobremanera lo que le escucha decir al teléfono), el recién llegado queda seducido de inmediato: muestra un gran entusiasmo por la agricultura orgánica. Al no recibir noticias de ninguno de sus oficiales, Purdy visita el pueblo en persona, y descubre a Fisby en bata de baño a manera de kimono improvisado y a McLean en una yukata; ambos están cantando en la fiesta de inauguración de la casa de té. A pesar del gran enojo de Purdy y en un giro inesperado del argumento, el pueblo es elegido por el Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas un caso exitoso de democratización.

 

Sobre la obra.

La obra es original de John Patrick, quien realizó la adaptación de la misma para cine, en una película que se realizó en los años cincuenta y que trato de sacar de mi mente, ya que uno de los grandes actores de todos los tiempos, Marlon Brando, tiene una participación lamentable en ella.

 

El reparto de esta puesta en Vallarta, está conformado por una interesante amalgama conformada por la comunidad extranjera residente en la ciudad (cuando menos unos meses) y jóvenes actores vallartenses.

 

Ora, fíjese bien, ¿eh? De antemano le digo que esta obra la presentan en inglés… por eso se la conté… o más bien usé hábilmente el copy paste para que pudiera ver de qué se trataba (pos sí, ¿pa’ qué le cuenteo?).

 

Aquí viene la parte donde usted dice ¿y por qué voy a ver esa cosa si ni entiendo el inglés? Y seguro tiene toda la razón… pero espérese, más aún, todavía le van a cobrar y en dólares…

 

Yo le platico de este espectáculo, porque es de interés que se desarrollen este tipo de iniciativas y espacios. Las funciones son jueves y viernes a las 7 y los domingos a las 4, el teatro está en la esquina de Naranjo y Basilio Badillo.

 

Y si hablamos de té, ¿por qué no de café?

 

¿Qué le parece si le invito un rico cafecito el domingo 12 (para celebrar mi cumple, ¿sííí?) en la biblioteca de Los Mangos a partir de las 8 y media? De todos modos, el domingo va a desayunar conmigo o sin mí (lo siento, la opeceada fue mi giro un rato y a veces se me sale).

 

Lo que ocurre es que tendrá lugar el taller transformacional “Acelera al máximo” conducido por el increíble Mario Jiménez, el vallartense consentido del motivador internacional Jack Canfield.

 

Jack Canfield, si lo recuerda, es autor de una serie de libros, entre otros, el número uno de la lista de best sellers de The New York Times, “Caldo de pollo para el alma”. Es uno de los maestros que participan en la película y en el libro El secreto. Es fundador y presidente de Self Esteem Seminars y de The Canfield Group, que capacitan a empresarios, líderes corporativos y gerentes en el logro de sus objetivos personales, profesionales y financieros. Lleva más de treinta años enseñando los principios de la ley de la atracción en empresas, organismos de gobierno y universidades de más de treinta países.

 

La filosofía de su éxito la plasmó en este libro, el cual trató de publicar sin éxito unas cuantas veces… poquitas, unas 240 nomás.

 

Y al convertirse en un best seller, supe de buena fuente que todos los editores que lo rechazaron vomitaban verde del coraje je, je, je.

 

Pero ya hablando en serio, he tenido la oportunidad de asistir a esta experiencia y debo decirle que se trata de algo que difícilmente olvidará. Mario, con toda su experiencia y sensibilidad sacará lo mejor de usted, esta apuesta es para motivar a una mejor sociedad, con gente independiente, positiva y autosuficiente.

 

En este taller podrá aprender a abrazar a la gente, porque hay incluso una técnica para eso… sin faje ni agasaje mal rollo, incluso entre hombres machos varoniles se puede hacer sin atentar contra la identidad, y déjeme decirle que es una experiencia increíble, ¡yo no sabía cómo hacerlo, ni lo bien que se siente!

 

Durante la exposición se establece que las cosas que se llevan son para todos, así que todos comparten un poco de fruta, café, galletas, tacos, sándwiches… lo que se les hincha la gana, pero  de todo corazón, pero sobre todo, se comparte uno mismo con los demás.

 

A través de distintas dinámicas, se puede comprender con toda claridad que la vida es más simple de lo que creemos y la actitud hacia nuestro entorno puede determinar los resultados de lo que somos, queremos, ganamos, la gente con la que nos rodeamos, etcétera.

 

El taller transformacional “Acelera al máximo” tendrá lugar en la biblioteca Los Mangos a las 8:30 am y aunque le llevará hasta las 5 de la tarde, si va, le juro que no se arrepentirá, de mí se acuerda si no.

 

Muchas veces nos conformamos con alimentar la panza y dejamos vacía nuestra alma… hay que darle un caldito de pollo para que se relaje y se alimente, ¿no cree?, para mayores informes hable a los teléfonos 1451720 y 2229555