También se vale renunciar

UNA PELÍCULA DE RISA. Tarde de locos la del pasado jueves 9 de enero, cuando se activaron las alarmas tras el reporte de un secuestro en la colonia Versalles, donde una persona dedicada a la venta de tiempo compartido fue violentamente secuestrada por un grupo armado. La historia pese a su dramatismo no deja de ser altamente cómica: una agente de la policía municipal es enterada del intento de secuestro y se aproxima al lugar a bordo de su veloz motocicleta. En el sitio logra encañonar a varios sujetos fuertemente armados, quienes finalmente habían asegurado al secuestrado y pretendían subirlo a su propio vehículo de la marca BMW. Cortésmente los malandrines le informaron a la señorita policía que el asunto no era con ella, por lo que le pidieron que no interviniera, y aunque inicialmente aceptó la sugerencia y permitió el rapto, cuando los criminales se daban a la fuga la valiente policía les sorrajó varios balazos aunque por fortuna ninguno dio en el blanco. Al mismo tiempo tres cumplidos policías acudían velozmente a la zona del secuestro a bordo de un poderoso Tsuru turbocargado identificado con el número oficial de PV-170 con la intención de sumarse al operativo de rescate, con tan mala suerte que en el cruce de Francisco Villa y Sierra Aconcagua se les atravesó un Jetta provocando un encontronazo impresionante. Y es que los gendarmes circulaban a gran velocidad sin sirena ni luces encendidas lo que contribuyó al violento choque que generó que la patrulla terminara su loca carrera contra un poste de la CFE. La buena noticia de ese día era que la Policía Municipal contaba con dos patrullas en servicio, la mala es que tras el impacto el municipio se quedó con tan solo una patrulla para garantizar la seguridad de la ciudadanía. Pero que no panda el cúnico, la fuerza pública cuenta con chorromil motocicletas, 20 patinetas y una docena de bicicletas para seguir protegiendo a la comunidad.

 

LOS TERRITORIOS DEL DIABLO. No es sorpresa que un ciudadano sufra un secuestro en las afueras de su casa a plena luz del día. El levantón del 9 de enero pasado ocurrió a las tres de la tarde en una de las zonas más concurridas de Fluvial Vallarta, a dos cuadras de Cotsco, pero en diversos puntos de la ciudad en los últimos meses se han registrado hechos similares sin que la autoridad tenga capacidad para garantizar la integridad de los ciudadanos. Sin embargo lo peor de todo es que ni siquiera en los separos de la policía municipal se garantiza la integridad de los vallartenses, como lo demuestra el caso de Jonathan Franco Martínez, quien el pasado 23 de diciembre salió de su casa a las 00:30 horas con la intención de echarse unos tacos, sin embargo el joven terminó en los separos de Las Juntas acusado de robo y daños a un taxi. Detenido en condiciones irregulares, Jonathan fue encarcelado junto a un presunto ladrón de casas apodado El Pancho, quien en un arranque de locura le sacó literalmente ambos ojos, dándose el lujo de morder uno de ellos. Y todo sin que ningún agente de la policía interviniera, hoy se sabe que el circuito cerrado de televisión de la dependencia no funciona por lo que no existen evidencias de lo que realmente pasó esa madrugada. Una versión señala que El Pancho le sacó los ojos al Jonathan por mandato de Satanás, otra asegura que El Pancho enfureció luego de que Jonathan decidiera masturbarse frente a él. Cuando los guardianes del orden intervinieron Jonathan estaba tirado en el piso revolcándose de dolor sobre un charco de sangre, en el cual podían apreciarse a simple vista los dos ojos arrancados de sus cuencas por el satánico Pancho.

 

Y NADIE HACE NADA. Mientras esto pasa en el municipio, en la presidencia municipal el gobierno en movimiento se paraliza ante la crisis financiera que ha provocado que por primera vez en 20 años los trabajadores municipales sigan sin recibir el pago de su aguinaldo. Aunque legalmente el municipio está obligado a pagar el aguinaldo de sus empleados a más tardar el 20 de diciembre, al día de hoy por lo menos una tercera parte de la plantilla laboral sigue esperando esa prestación, los que ya la recibieron lo hicieron en abonos chiquitititos que les fueron entregando los empleados de Nacho Guzmán. Con las calles destrozadas y las arcas municipales vacías, el municipio es territorio comanche en donde impera la ley de la selva, la ley del más fuerte, sin que ninguna autoridad, empezando por el alcalde Ramón Guerrero, se tome la molestia de ofrecer una sentida disculpa. Apenas se escucha la tímida voz del regidor petista Otoniel Barragán, nuestro laureado edil portador del glorioso Tlatoani al Mejor Regidor del 2013, pidiendo la licencia del jefe de la policía municipal por los sangrientos hechos de la madrugada del 23 de diciembre en los separos municipales. Ante el silencio cómplice de la sociedad civil, es la comunidad lésbica homosexual la que convoca a una marcha de protesta pública en demanda de justicia para el joven Jonathan Franco Martínez, abiertamente señalado por su condición de homosexual.

 

PINTA PEOR QUE CUEVAS. Pese al optimismo de algunos ilusos como el servil presidente de la Canaco, Martín Puebla, que presume que el 2014 será el mejor año de este trienio, todo parece indicar que tendremos un año de pesadilla. Y es que nada bueno puede haber cuando un gobierno utiliza los primeros pagos del predial, los mejores del año, para el cubrir los millonarios aguinaldos que debió entregar a sus trabajadores el año pasado. Ya me imagino el apabullante resultado del presupuesto ciudadano: el 90% de los ciudadanos que pagaron su predial considera que lo más importante es que el gobierno ciudadano utilice sus impuestos para el pago de aguinaldo de sus trabajadores. Por donde se le vea, el listado de agravios del grupo gobernante es extenso y abrumador, sin que a cambio escuchemos una mínima disculpa. No hay espacio para la humildad en esta casta gobernante que hizo de Puerto Vallarta un santuario laboral luego de la debacle panista en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Por eso a estos funcionarios no les importa que un ciudadano sea secuestrado a plena luz del día en una de las colonias más exclusivas del puerto, o que a otro ciudadano le saquen los ojos en los separos de la policía municipal. Lo único que les importa es a qué hora sale el ETN del viernes rumbo a Guadalajara, o cuál es la primera corrida de los camiones Elite del próximo lunes con rumbo a Puerto Vallarta para iniciar su semana laboral.

 

POSDATA. Los que andan vueltos locos de contento son los panaderos de Puerto Vallarta, porque a pesar de que ya casi es el Día de la Candelaria el cuasi presidente del PRI Vallarta sigue repartiendo roscas de reyes en las colonias populares. Seguramente Gustavo González llegó a un acuerdo con las tiendas departamentales del municipio para adquirir a precio de ganga toneladas de saldos de roscas para poder regalárselas a los niños pobres del municipio. Total, no hay rosca vieja que no parezca nueva con 20 segundos en el microondas. Eso sí, el monito sale ya todo chamuscado con tanta recalentada.

 

VOX POPULI. La que sí arrancó muy bien el 2014 es la conocida panista Pina Ibarría, quien la semana pasada se estrenó como asesora del alcalde Mochilas, lo que tristemente implica que cobrará un jugoso billete en el ayuntamiento a cambio de hacer trabajo político en el PAN a favor de Ramón Guerrero, quien cada día da más muestras de estar muy interesado en seguir interviniendo en la vida interna del PAN con miras a las elecciones del año entrante.