Estructura en riesgo

Presumir a México es el nombre del artículo que ayer publicó Eduardo Caccia.  Muchas veces retomo sus temas porque me parecen oportunos. Ahora que Puerto Vallarta está convertido en un búnker por la presencia de altos funcionarios y representantes de la APEC, toma importancia la reflexión de Caccia.

No se trata de hacer que el mundo conozca las fortalezas de nuestro país per se, como Peña Nieto les instó a los diplomáticos mexicanos acreditados en el exterior.

El mensaje, menciona Caccia, debiera contener 6 ingredientes que me parecen fundamentales para presentar a México ante los ojos del mundo. El mismo tenor aplica para atraer turismo y si bien no estamos descubriendo el hilo negro, sería interesante repasar lo que nos comenta Caccia.

El primero es su privilegiada ubicación geográfica precisamente entre la cuenca Asia Pacífico y América del Norte, destacando lo atractivo para los miles de extranjeros jubilados que residen en el país.

Puerto Vallarta figura entre las comunidades más numerosas de residentes foráneos. Otros de los aspectos que toca Caccia son: una política promotora; certeza jurídica; el saber hacer de anfitriones o de muy buenos trabajadores, pues la inversión extranjera así lo demuestra.

Caccia destaca la capacidad de inventiva y de solución del mexicano ante problemas, imprevistos y adversidades que para otras culturas significaría la parálisis y concluye mencionando la riqueza y la herencia cultural. No tanto como un factor de descubrimiento sorpresivo, sino como una forma de reencontrar su humanidad en nuestro país, de reencontrar su pasado y su futuro en México.

Nuestro bagaje cultural histórico es impresionante, pero también lo es el que se ha venido forjando en el último siglo, producto de los impactos que otras culturas han tenido sobre la nuestra, fortaleciéndola de manera muy significativa.

Carlos Fuentes consideraba que a  la única estructura que se ha mantenido incólume, que no le ha fallado a México es la estructura cultural. El sistema político,  el económico o el social le han fallado al país.  Puerto Vallarta tiene una interesante diversidad cultural pero se encuentra dispersa y no podríamos hablar de una sólida estructura cultural. No existen las condiciones,  la voluntad, ni los ejes rectores que le faciliten al creador o al promotor un rumbo claro hacia la estabilidad, el desarrollo, la evolución, para alentar una proyección internacional.

Ejemplos los hay muchos, pero me centraré en la Biblioteca Los Mangos. A lo largo de sus 17 años ha conseguido importantes logros, pero desde hace algunos años el estancamiento parece rondar sus horizontes. No es justo para la ciudad, que la única institución que es referente cultural, punto de encuentro, espacio público para todos, esté en los límites de su existencia.

Ojalá nos llegue la conciencia sobre lo que esta biblioteca puede representar o dejar de representar a la comunidad. Los gobiernos parecen ignorarla, ojalá la sociedad no.

Necesitamos convencernos que su permanencia es parte de nuestra escasa estructura cultural. Para conseguir recursos, la biblioteca anuncia la 14 Subasta Anual de Los Mangos para el jueves 30 de enero de 6 a 9 pm. Es la venta de arte más importante de la ciudad y este año rendirá homenaje a Peter Gray, un extranjero visionario que amó Vallarta y se preocupó por darle a nuestra comunidad una proyección diferente.

El evento bien vale la pena o usted cómo la ve.