Elecciones panistas

En una muestra de gran democracia y ejercicio de la Ley culminaron las elecciones internas para elegir al nuevo Comité Directivo Municipal del PAN Vallarta. El acto final fue la decisión del órgano interno de justicia de ese instituto político al resolver la impugnación formulada por el excandidato a la presidencia Ricardo Ponce Ibarría. Sobrino del legendario líder natural Chema Ibarría.

El PAN Vallarta ha puesto el ejemplo ejerciendo la democracia y el Derecho como instrumentos de elección. Le ha dado un serio y severo revés a aquellos que utilizan el sistema corporativo o “dedazo” para elegir a sus representantes en donde unos escasos dinosaurios, de otros partidos, se reúnen en cónclave para designar a un dizque candidato con desprecio de las llamadas “bases” quienes son realmente las que tienen que decidir.

Se ha criticado, de sobremanera, al PAN Vallarta por ser un partido dividido y cuyos integrantes siempre andan de la greña. Sin embargo son, precisamente, esos ingredientes los síntomas seguros de una democracia sana y eficiente. Y donde hay ausencia de ellos es síntoma de imposición, de antidemocracia y dictadura. Esto quiere decir que en el PAN Vallarta hay democracia y legalidad; modelo para los demás.

El fallo final emitido con  motivo de una impugnación a una elección viene a validar y darle certificado de legalidad a esa elección. El impugnar una votación es una medida sana porque significa que se hace uso del Derecho para dirimir las controversias. Es un acto de extrema civilidad el uso de los derechos que nos otorga la ley y, desde luego, la aplicación de los principios de doctrina de ese partido.

En lo particular debe ser reconocido el abogado Daniel Canales por ser el estratega legal electoral quien llevó a cabo todo un proceso que dio como producto un fallo histórico. Su habilidad de abogado quedó de manifiesto y su logística legal fue impecable. Claramente al lado del excandidato Ricardo Ponce quien hizo posible la objeción.

Desde mi cátedra de Doctor en Derecho les otorgo, a ambos, mis más honestas consideraciones y avalo los conocimientos jurídicos de Daniel Canales en este difícil proceso electoral. Ojalá y el PAN Vallarta tome en cuenta a ellos dos. En tanto que la sociedad deberá sopesar, en su legítima posición, la actividad política interna de este Partido para tomar su decisión final en la privacidad de las urnas.

 

AMIGOS

 

Un fraternal saludo a nuestros editores Lalo García y Rodrigo López y, obviamente, a Luis Reyes.

Otro saludo para todos los funcionarios de la  Junta de Conciliación y Arbitraje. Un deseo de éxito para el Lic. Valero quien ocupó, de manera digna, honesta y eficaz, la presidencia de esta Junta de Conciliación de manera temporal. Por su actuación merece ser promovido para cargos de mayor responsabilidad.

Otro saludo para todos los habitantes de la colonia el Progreso.