Iré con todo

No siempre se tiene la oportunidad de demostrarse quién es realmente uno ante los retos, yo tendré esa estupenda oportunidad en dos días, defenderé el derecho que tiene una institución de educación superior de no pasar desapercibida, de no perderse en el tiempo solamente porque nadie se atrevió a reconocer sus aciertos, lo haré al presentar la tesis para obtener el grado de maestro en Educación.

No es fácil, de ninguna manera, sobre todo por la falta de costumbre de elaborar tesis, ahora todos buscan superar la calificación de 9.5 o, al menos llegar a obtenerlo para pasar “por excelencia”, me pregunto de qué o a cuál se refieren sino legan nada a las nuevas generaciones, ni siquiera el ejemplo sobre el desarrollo de un tema de interés social; entonces a qué queda reducido todo el conocimiento adquirido en las aulas, en las prácticas profesionales o tal vez el servicio social. Todo esto tiene que dejar constancia en los anaqueles de las bibliotecas.

Yo por lo pronto iré con todo, defenderé a una de las instituciones educativas que más amo, después de mi Alma Mater que es la UNAM.

En mi trabajo recepcional hago historia, recuerdo momentos y conjunto sucesos de importancia nodal. Me refiero a la Universidad del Valle de Atemajac a la cual llegue allá por 1986 a invitación de monseñor doctor Santiago Méndez Bravo, ese hombre que nunca morirá en mi conciencia y siento que en la de muchos permanecerá por siempre, ese su esfuerzo, esa su guía en dos días me dará fuerza para dejar constancia de algunas situaciones realizadas en este nuestro destino turístico.

Todos piensan que solamente es sol y mar, no también es cuna de jóvenes que sueñan con un mejor futuro, personas inteligentes e indulgentes que han participado en la conformación de la historia de esta institución educativa, pioneros que apoyaron su llegada como el estudioso arquitecto Félix Fernando Baños y su respetable esposa la ex regidora de cultura municipal, la señora María Inés Francia de Baños; el maestro Freddy Romero con su eclecticismo arquitectónico, los iniciadores del proyecto educativo líder en valores cristianos como el mismo fundador monseñor doctor Santiago Méndez, los directores fundadores: Víctor Barba Arellano, Álvaro Sánchez Navarrete y mi entrañable amigo de mil retos Luis Roberto González Gutiérrez, ambos defenderemos nuestra visión frente al jurado y seguramente estaremos satisfechos porque aplicamos todo el cariño de pertenecer como egresados a esta institución; el trabajo supervisado por un no menos hombre de letras, periodista, cronista social y hacedor de historia, me refiero al maestro asesor del trabajo “Origen fundacional del plantel de la Universidad del Valle de Atemajac en Puerto Vallarta: testimonios y protagonistas”. Como mi amigo y compañero en este desafío Luis Roberto, estaremos listos para el resultado de los sinodales y lo acataremos con valentía, estoy totalmente seguro de esto y seguiremos orgullosos por el camino de los retos, no hay más por el momento.

 

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República,  se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones  y del  Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.