Gente PV

“Lo que más me gusta es cuando la gente viene a cobrar sus billetes.”

Yesenia Mercado

Vendedora de lotería

 

Tras el sorteo efectuado por la Lotería Nacional el pasado viernes 7 de febrero, surgió un ganador del premio “gordo” en Puerto Vallarta que compró su billete en el expendio ubicado en Plaza Caracol frente a la óptica Álvarez, y con el cual ganó casi 350 mil pesos, un golpe de suerte del que las empleadas que ahí laboran  fueron testigos, y que sin embargo todavía no saben con certeza quién vendió el boleto afortunado, sin embargo se mostraron muy contentas por el feliz comprador.

 

Yesenia Mercado es una joven que desde hace siete años trabaja vendiendo billetes de lotería, primero en Walmart, después en oficinas y finalmente en Plaza Caracol, donde lleva tres años atendiendo un pequeño expendio que es visitado por cientos de personas diariamente buscando encontrar el número ganador que les saque o les ayude con sus problemas económicos.

 

De sonrisa constante y trato amable, Yesenia es una mujer que disfruta su trabajo y lo hace lo mejor que puede con la mejor actitud, aspecto fundamental para las ventas, lo cual ha provocado que sea la consentida de muchos de sus clientes, en particular por su buena disposición.

 

La actividad de Yesenia es intensa, pues ya sea un “raspadito”, un “Tris”, o los pronósticos deportivos, sin olvidar el Sorteo Zodiaco y el tradicional sorteo de la Lotería Nacional, los clientes son constantes, y aunque hacen fila, es imposible evitar que le hablen por todas partes, si no es solicitando un billete, es reclamando el premio, sin embargo, ella siempre tiene una sonrisa en los labios para atender al público.

 

“A veces sí es complicado, y también uno está tan de buen humor, pero siempre atiendo con una sonrisa, a veces es al revés, el cliente viene molesto, pero si le sonrío y le pregunto cómo le va, hasta me dicen que les cambié el ánimo y me piden billetes, es un trabajo que me gusta mucho y lo disfruto, no hay nada que no me guste de mi trabajo.”

 

Diariamente Yesenia atiende a decenas de personas que algunos con la esperanza de algún día ganar, compran siempre el mismo boleto, otros prefieren que ella se su amuleto, pues comenta que si no está ella, sus clientes no compran.

 

“Hay varios señores que si no me ven, no compran, como que les da suerte, y a veces cuando han ganado premios, pues me dan una propina, también hubo una señora que me pidió que escogiera el número, y me dijo que si ganaba, nos íbamos a mitades, y resultó que ganó 40 pesos, entonces llegó y me dijo, aquí está como quedamos, tus 20 pesos, esas son pequeñas satisfacciones, no por el dinero, sino por la amabilidad de la gente.”

 

Otros más, afirma, son clientes de años que la visitan desde que se encontraba en Walmart, son clientes fieles que le tienen aprecio y que sienten una especie de buena vibra de su parte.

 

“Una debe tener una buena disposición y actitud, porque eso se siente, y lo sienten los clientes, hay personas que venden los boletos con desgano, así como, ahí tiene su boleto, y están de malas o son muy secas, y las personas se dan cuenta, entonces yo creo que si sienten que uno los atiende bien, eso les va a dar suerte o buena vibra, y por eso tengo varios clientes que me buscan para que les venda su boleto, incluso algunos no quieren saber el número hasta que vienen a ver los resultados, y eso a uno la hace sentir muy bien.”

 

Del mismo modo, Yesenia afirma que uno de los mejores momentos es cuando los clientes llegan a cobrar sus premios, afirma que en una ocasión incluso llegaron de la Secretaría de Gobernación a entregar un premio grande a los ganadores.

 

“Lo que más me gusta es cuando la gente viene a cobrar sus billetes porque ganaron, como el señor de hace un rato que se ganó cien pesos porque compró un raspadito y se fue bien contento, también hubo otro que se llevó como 250 mil pesos, y vino gente de la Secretaría de Gobernación a entregarle el premio, es muy bonito ver a la gente ganar, porque vienen con mucha ilusión y ver que ganan lo hace sentir bien a uno.”

 

Respecto al boleto ganador, afirma que no saben con certeza, ni ella ni su compañera Gabriela Rocha, quién vendió el boleto, pues con tanta gente que llega a comprar, no recuerdan quién de las dos lo vendió, sin embargo afirma que cuando el cliente cobre su premio, seguramente sabrán quién lo atendió.

 

Sin embargo, Yesenia se siente contenta de que en Puerto Vallarta se hayan ganado el premio mayor, y afirma que ya en otra ocasión había sucedido, lo cual le da mucho gusto, pues cuando algo así sucede, las ventas se incrementan, tal vez por superstición, tal vez por la novedad de la noticia, pero la gente llega a los expendios a tentar a la suerte, cosa que le da mucho trabajo, como el día en que se realizó esta entrevista, pues no encontraba ella un espacio que le permitiera desconcentrarse.

 

Es así como Yesenia Mercado pasa los días, atendiendo cientos de personas, todas con la esperanza de ganar, de todas las condiciones y edades, muchas de ellas son personas mayores, con quienes es notable su paciencia y amabilidad, conversa con ellos y pregunta sobre su día, aspecto que es bien tomado por los clientes que ya encuentran en ella a un cómplice que los acompaña para tentar a la suerte.