Sobre presupuestos

Para la reunión que Vallarta Centro y asociaciones de vecinos tuvimos el viernes por la mañana con los secretarios de Turismo e Infraestructura, decidí revisar el presupuesto 2013 del Estado de Jalisco.

La cifra no es menor, casi 86 mil millones de pesos para hablar de números redondos para 2013 (en otras páginas se manejan casi 84 mil millones, la diferencia de dos mil millones no sabemos a qué obedezca, pero las estadísticas en México siempre han sido contradictorias).

Lo interesante fue descubrir que de los 86 mil millones de pesos, sólo 260 millones de pesos se dedican al turismo de todo el estado; lo que constituye menos del .3% del presupuesto total.

La cifra resulta verdaderamente irrisoria para un estado de los más ricos del país en donde se localiza uno de los destinos turísticos más importantes del Pacífico Continental.

Se dice que el turismo es la tercera fuente de ingresos en México y el sector turismo se presume como uno de los ejes de desarrollo más importantes en el país. Así lo hizo saber Peña Nieto cuando vino a la Cruz de Huanacaxtle el año pasado. A la hora de la verdad al sector turismo (infraestructura pública y promoción) se le invierten las moronas.

No cabe duda que vivimos en una incongruencia total, entre lo que se dice y lo que se hace. Cuando presenté esas cifras en la reunión a la que todavía no llegaba ni el alcalde ni el secretario de Infraestructura, el propio secretario de Turismo comentó que era miel para sus oídos. Lo interesante será saber por qué nuestros diputados no han hecho nada por pelear mayores recursos para esta actividad.

Por qué el estado de Jalisco ha dejado casi en el olvido este sector y cómo encaja ese dicho que para el gobierno, el turismo es prioridad.

Ojalá que le demos seguimiento al ofrecimiento del señor gobernador de que “dará respuestas integrales a los problemas sociales y económicos para que Vallarta cuente con los instrumentos necesarios para ser más competitivos y resolver rezagos urgentes”.

Concluir el muelle de Los Muertos que nadie sabe si es del estado o del municipio, ni a quién le toca su mantenimiento, resolver los problemas de iluminación y facilitar el acceso a embarcaciones con una plataforma segura. El muellecito anterior, era rústico pero útil y seguro.

Resolver la problemática de los camiones y movilidad en el centro y zona conurbada de Vallarta, dedicar esfuerzos importantes para reactivar el centro, en lugar de realizar obras innecesarias en otras áreas, dar luz verde al ambicioso e interesante proyecto de remodelación del Cuale, fortalecer las políticas de planeación y regulación que den certeza jurídica al inversionista y equilibrio y diversidad en los giros comerciales y turísticos; apoyar en inversión de infraestructura y equipamiento a la ciudad, destinar mayores recursos para la promoción del destino y asegurar que los programas de seguridad estén acompañados por políticas de desarrollo humano y programas recreativos, culturales, deportivos y de conservación, que incluyan a todos los sectores de la población.

Abordar el tema del presupuesto de Cultura del Estado, daría para otro análisis, porque aun considerando que Guadalajara se llevase el 75% del presupuesto total de los  483 millones de pesos anuales, a Vallarta, el Estado le sale debiendo varios millones de pesos.

Desde el 2003 el Estado no ha invertido ni un solo peso en infraestructura cultural en la ciudad.

Ha llegado la hora de estar atentos a los presupuestos, para pelear por lo que nos toca y por lo que nos deberían asignar.

¿O usted cómo la ve?